Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Jueves, 17 de enero de 2013   |  Número 14 Ao I
Acceda a nuestra hemeroteca
pacientes
PROMOVIDO POR LA UNIVERSIDAD DE VALENCIA Y FINANCIADO POR LA Unión europea
Un proyecto valenciano invierte en un dispositivo para diagnosticar alergias
Se parte de una gota de sangre y está basado en biosensores fotónicos

Redacción. Valencia
Investigadores del Instituto de Ciencia de los Materiales de la Universidad de Valencia desarrollan en la actualidad un sistema que permite diagnosticar alergias a cientos de alimentos de manera simultánea y sin riesgo para los pacientes en quince minutos a partir de una gota de sangre, según ha informado la institución académica. El objetivo de este proyecto, en consorcio con diferentes empresas e instituciones y financiado por la Unión Europea, reside en la fabricación de un instrumento de bajo coste basado en biosensores fotónicos para el diagnóstico rápido de alergias a alimentos. Los expertos explican que alergias alimentarias sin diagnosticar y la adopción de dietas inadecuadas constituyen factores que pueden “menguar notablemente la calidad de vida de las personas, llegando incluso a producir la muerte”. Más de quince millones de personas en Europa sufren alergias a los alimentos –incluyendo el seis por ciento de los niños– y esta cifra crece de “manera progresiva con gran coste social y económico”.

 Daniel Hill, coordinador del proyecto Positive.

Sin embargo, los test de alergia más comunes son pruebas “caras y traumáticas en especial para los niños, además de suponer un riesgo a reacciones adversas”, según señaló Daniel Hill, coordinador de Positive –como se denomina el proyecto– e investigador del grupo UMDO (Unidad de Materiales y Dispositivos Optoelectrónicos) del Instituto de Ciencia de los Materiales de la Universidad de Valencia.

Por ello, pretenden conseguir “una máquina de alergia a los alimentos, rápida, efectiva y segura, en la consulta de cada pediatra, de forma que se puedan realizar pruebas durante los primeros años de vida de las personas”. Para ello, la tecnología incorporada permitirá, por una parte, efectuar el análisis con una sola gota de sangre, facilitando la extracción “tan engorrosa a menudo en niños”; y, por otra, proporcionará un volumen de información “mucho mayor para la obtención de un diagnóstico más preciso”.

Hill ha explicado que el instrumento estará listo para empezar los ensayos clínicos con pacientes a partir del mes de junio, y las pruebas tendrán lugar en el Hospital de la Universidad Etsmedizin Berlin (Alemania). “Según nuestros cálculos, a partir de los bioensayos realizados con muestras de moléculas no humanas, el prototipo final será capaz de obtener hasta diez mediciones diferentes de alergias alimentarias”, señaló Hill.

“Positive” es un proyecto multidisciplinar centrado en el desarrollo de un sistema de biosensores de alta tecnología y orientado al reconocimiento de biomoléculas de los pacientes sintomáticos de reacción alérgica a alimentos.

Combinación de elementos

El sistema combina diferentes componentes tecnológicos, algunos de los cuales aparecen publicados en diferentes revistas científicas que muestran múltiples aplicaciones en diferentes campos como, por ejemplo, el análisis de marcadores de sangre o los laboratorios de filtrados. Desde la obtención de una determinada membrana porosa de comportamiento fluídico y con funciones de biosensor, el primer material polimérico desarrollado especialmente para dispositivos de microfluidos, o un nuevo módulo para el filtrado de sangre que salva determinados problemas y mejora los sistemas anteriores, hasta un instrumento de medición más estable, una patente en recubrimiento de polímeros y un cartucho desechable para la detección de biomoléculas responsables de reacciones alérgicas configurarán este primer instrumento funcional que estará construido en febrero de 2013.

Además del equipo UMDO de la Universidad de Valencia, forman el grupo de investigación de Positive empresas e instituciones europeas, como, por ejemplo, el Centre Suisse d'Electronique et Microtechnique, SA-CSEM (Suiza), Farfield Group Limited (Reino Unido), Phylogene (Francia), Charité - Universitaetsmedizin Berlin (Alemania), Universita Degli Studi di Trento (Italia), Consiglio Nazionale Delle Ricerche, Milan (Italia) y Kungliga Tekniska Hoegskolan (Suecia).

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com