Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 27 de enero de 2014   |  Número 36 Año II
Acceda a nuestra hemeroteca
EN PORTADA
EN EL HOSPITAL SAN JUAN DE DIOS DE CÓRDOBA
Un protocolo reduce el 41 por ciento la incidencia del delirio senil tras cirugía
El síndrome confusional desorienta al enfermo y su abordaje es multidisciplinar

Redacción. Córdoba
El Hospital San Juan de Dios de Córdoba ha logrado reducir la incidencia del síndrome confusional que sufren muchos pacientes tras someterse a una intervención quirúrgica en el 41 por ciento gracias a la aplicación de un protocolo que se ha puesto en marcha con resultados muy positivos, en especial en los colectivos que sufren más este problema, como son los enfermos de mayor edad.

El síndrome confusional (también denominado delirio) es una complicación habitual entre los pacientes quirúrgicos. Se inicia de manera aguda y el paciente se desorienta e incluso a veces se agita, por lo que se trata de una situación potencialmente grave y angustiosa para el afectado y su familia. Por lo tanto, el personal sanitario debe tratar de controlarlo y, si es posible, prevenirlo para evitar complicaciones.

En mayo de 2013 se emitió un protocolo de detección y manejo del delirio en pacientes posquirúrgicos, realizado por la Junta Facultativa del Hospital San Juan de Dios de Córdoba, en colaboración con la Junta de Enfermería y los Servicios de Medicina interna, Traumatología y Anestesia. Dicho protocolo pretendía incidir en los factores de riesgo del síndrome confusional, para realizar un abordaje proactivo y multidisciplinar de este problema.

Cirujanos del Hospital San Juan de Dios de Córdoba llevan a cabo una intervención en el quirófano.

El protocolo hace hincapié también en todas las medidas no farmacológicas que se pueden tomar para prevenirlo (como, por ejemplo, reducir en lo posible las interrupciones del sueño que sean evitables, adecuada luz y temperatura en la habitación y movilización precoz de los pacientes). También se han revisado los últimos estudios publicados y se han consensuado los fármacos de primer y segundo nivel para utilizar por parte de los facultativos, si fuera necesario. Por último, se han realizado carteles informativos para el personal y se ha presentado la iniciativa a varios niveles dentro del hospital.

De momento, se han analizado los resultados en fractura de cadera y de fémur, una de las patologías de más riesgo por el perfil de paciente y por requerir cirugía urgente. A partir de que se implantara el nuevo protocolo, la incidencia de síndrome confusional se redujo el 41 por ciento, pasando así a afectar al 17 por ciento de los pacientes, frente al 20 por ciento anterior al protocolo. Además, se ha conseguido reducir los días de estancia de estos enfermos en el 13 por ciento, otro dato positivo ya que minimiza el riesgo de complicaciones.

Estos datos corresponden a los primeros seis meses tras la implantación del programa, comparado con los meses previos, por lo que desde el área asistencial se seguirá trabajando para consolidar estos resultados.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com