Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Miércoles, 26 de febrero de 2014   |  Número 38 Año II
Acceda a nuestra hemeroteca
pacientes
DIRECTOR DE E-HEALTH DE TELEFÓNICA
Jaume Raventós: “Nuestro objetivo es mejorar la calidad de vida del paciente”
Señala cómo la tecnología facilita la vida de las personas y esto impacta en la Responsabilidad Social de la compañía

Laura G. Rueda / Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid
Telefónica trabaja en la actualidad por convertirse en referente en el sector de la e-Health. Como una de las compañías líderes de nuestro país, asume la responsabilidad de mejorar la calidad de vida de las personas y enfrenta el reto de llevar al mayor número posible de pacientes su tecnología sanitaria. El director de e-Health de la compañía en España, Jaume Raventós, ha explicado a Publicación de Excelencia Sanitaria cuáles son las líneas en las que se centro en la actualidad el área que dirige.

Esta misma semana Telefónica e-Health ha lanzado su nueva web para dar a conocer sus servicios en esta área. Al entrar en la página, lo primero que encuentra el internauta es este eslogan: “Innovamos para mejorar tu vida”. ¿Qué está haciendo la compañía para mejorar la vida de las personas?

Intentamos dar toda una serie de servicios dirigidos fundamentalmente a pacientes para que puedan mejorar sus condiciones de salud apoyándose en la tecnología. En base a nuestros servicios nuestra voluntad es conseguir este objetivo, que los pacientes mejoren sus condiciones de vida y la relación con su propia enfermedad apoyándose en la tecnología.

 La e-Health, una herramienta para lograr un sistema más eficiente.

¿En qué proyectos está inmersa ahora mismo la compañía?

Hay una serie de proyectos que ahora tenemos en marcha en España donde aportamos tecnología, en concreto, una tableta y toda una serie de dispositivos médicos que los pacientes conocen perfectamente como es un tensiómetro o un termómetro, algo sencillo de utilizar donde los pacientes pueden controlar sus biomedidas para así poder hacer un mejor seguimiento de su enfermedad.

Una de las bondades más defendidas de la e-Health es la posibilidad de mejorar la atención sanitaria con menos recursos. En una época de restricciones presupuestarias como es la actual, ¿es la e-Health una herramienta para lograr un sistema sanitario más eficiente?

El objetivo de nuestra tecnología es, en primer lugar, mejorar los resultados clínicos. Por tanto, el énfasis lo pondría en que el paciente sea capaz de hacer un mejor autoseguimiento, es decir, que los resultados de su enfermedad sean mejores porque sea más responsable de su propia enfermedad y se eviten así descompensaciones. Y,  en segundo lugar, en base a estos mejores resultados clínicos, lograr una disminución de costes. Pero esto es una derivada de lo primero.

Algunas experiencias que ya hay en Europa para evitar descompensaciones en crónicos, han demostrado que el paciente va menos al centro de salud, con esta disminución de las visitas, por ejemplo a urgencias, de los ingresos hospitalarios y de las urgencias hospitalarias, lo que estamos haciendo es lograr una mayor eficiencia del sistema. Pero todo esto no se consigue solo con la tecnología,  esto es muy importante, también necesitamos que los profesionales y los pacientes se orienten a la enfermedad de forma distinta, por lo tanto, el proceso de relación entre el paciente y el profesional ha de cambiar, la tecnología ayuda, pero si no existe el cambio, realmente no hay resultados.

¿Disponen de alguna estimación del ahorro que puede suponer el empleo de esta tecnología?

En estos momentos tenemos un ensayo clínico finalizado en Barcelona, en el Hospital del Mar. Finalizó el 31 de diciembre de 2012 después de dos años de seguimiento de pacientes con insuficiencia cardiaca. En él se ha visto que entre pacientes sin tecnología –grupo control– con pacientes con tecnología y con el nuevo proceso de seguimiento, el ahorro generado ha sido de un 65 por ciento de un grupo respecto a otro, fundamentalmente debido a que los pacientes con tecnología ingresaban menos en el hospital y que los que ingresaban, lo hacían por menos tiempo. Por lo tanto, teníamos un ahorro de estancias, respecto al grupo control, muy importante.

Y, sin embargo, pese al ahorro que puede generar, parece que a la integración de la e-Health en España le queda mucho camino por delante. ¿Cuál es la posición de España respecto a Europa en este sentido? ¿Vamos con retraso?

No vamos con retraso. Precisamente España tiene una posición en todos los temas de TIC –Teconologías de la Información y de la Comunicación– y de sistemas de información de liderazgo respecto a Europa. Lo que sí que ocurre es que hay pocas experiencias todavía en temas de de utilización de telemedicina o utilización de herramientas de e-Health para proyectos sanitarios. Por lo tanto, para que se produzca el salto de las pruebas piloto a la utilización más masiva de este tipo de tecnología, se necesita más experiencia.

Más experiencia y quizá más impulso desde la Administración.

Por supuesto. Nos vendría muy bien. De hecho, nuestro sistema de salud se basa fundamentalmente en el sector público, por tanto, nuestra orientación prioritaria está en él. Todas las colaboraciones, orientaciones o ayuda que podamos hacer con la administración pública será bienvenida. Es más, el 90 por ciento de las pruebas que estamos realizando en España son en el sector público, por lo tanto es indispensable en estos momentos la colaboración entre el sector público y el privado.

Lo que sí que es verdad es que estamos pidiendo una introducción de la tecnología a una velocidad que otras veces no ha pasado. Todos recordamos la introducción de la historia clínica electrónica en España. Yo diría que hoy día el noventa y muchos por ciento de los hospitales públicos disponen ya de un sistema de información basado en historia clínica electrónica, pero no podemos olvidar que para ello hemos necesitado casi 20 años. Desde Telefónica esperamos que no sean necesarios 20 años para la introducción de e-Health, pero tampoco podemos esperar que sean dos. Vamos a necesitar un tiempo para que el sistema pueda adaptar los cambios que representa la introducción de una tecnología dentro del sector. Es muy importante entender que produce cambios en la forma de trabajar de nuestros profesionales, como los ha representado la historia clínica electrónica o la informatización de nuestros hospitales, y en la forma de relacionarse con ellos también de los pacientes. En las TIC va a ocurrir lo mismo.

Y desde el sector privado, ¿qué puede hacerse para llevar los beneficios del empleo de esta tecnología al mayor número de pacientes?

Es lo que estamos intentando, llegar al mayor número de pacientes. Para ello lo primordial es ser capaces de explicar y comunicar las bondades de la forma en la que nosotros trabajamos en base a esta tecnología. No nos olvidemos que hoy en día, el uso de un ‘smartphone’ o una tableta está generalizado en nuestra sociedad. Recuerdo que al principio de la informatización de nuestros hospitales impartíamos cursos a los médicos y las enfermeras de cómo se debía utilizar un ‘mouse’. Hoy en día, yo no me veo haciendo un curso a ningún médico de cómo se tiene que utilizar un ‘smartphone’. Por lo tanto, la generalización de las tecnologías llevará a que el uso de las TIC en salud sea un tema que va a llegar sí o sí, con Telefónica o sin Telefónica, pero va a llegar.

 La e-Health, una herramienta para lograr un sistema más eficiente.

¿Está preparada la sociedad española para la implantación de la e-Health?

En base al estudio que hicimos conjuntamente con IESE, vimos que la mayoría de los profesionales de la atención primaria y especializada estaban dispuestos a emplear las nuevas tecnologías, en pacientes esto subía prácticamente al 90 por ciento. La capacidad de recibir nueva tecnología por parte de las personas cada vez es mayor. También estamos viendo, y esto es muy importante porque ya es nuestro día a día, que el mito de que la gente mayor no va a aceptar la tecnología lo estamos rompiendo, la gente mayor, cuando se le forma, se le informa y se le enseña a utilizar la tecnología, siempre que ésta esté adaptada para ellos, la están aceptando de maravilla. Tanto es así que muchas personas, cuando se acaba la experiencia piloto y retiramos los dispositivos de su domicilio se quejan.

Para concluir, podría decirnos ¿cómo contribuye su área, los proyectos de e-Health que desarrollan, a hacer de Telefónica una compañía más socialmente responsable?

Es un tema que nos preocupa mucho, creemos que la tecnología tiene que facilitar la vida a las personas. Por ejemplo, nosotros evitamos desplazamientos de gente mayor a los hospitales y centros de salud y de las zonas rurales a núcleos urbanos, dónde el paciente depende de un familiar que le acompañe. Creemos que la tecnología facilita la vida a estas personas y, por lo tanto, tiene un impacto sobre la Responsabilidad Social de nuestra compañía.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2017 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com