Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Miércoles, 27 de noviembre de 2013   |  Número 33 Año II
Acceda a nuestra hemeroteca
en portada
ANTONIO MONTERO, GERENTE DEL HOSPITAL VICTORIA EUGENIA DE CRUZ ROJA ESPAÑOLA
“Nos distingue nuestro compromiso con el medio ambiente”
El hospital posee la ISO 14001 y es el único integrado en el programa europeo EMAS

Javier Barbado. Madrid
La política gestora del Victoria Eugenia de Sevilla se rige por el modelo europeo EFQM “porque es el más completo” y es inherente al Programa Sanidad Excelente Privada (SEP) de Áliad, que el hospital cumple desde 2004. Según ha destacado su gerente a Publicación de Excelencia Sanitaria, el centro se desmarca asimismo por ser el único de Andalucía que, aparte de poseer el certificado ISO 14001 de gestión del medio ambiente, se halla integrado en el programa europeo EMAS centrado en este mismo aspecto. Por otro lado, el entrevistado resalta el cambio físico y organizativo del hospital en los últimos veintidós años, que son los que él mismo lleva como su máximo responsable.

Antonio Montero, gerente del Hospital Victoria Eugenia de Sevilla de Cruz Roja Española.

Usted ejerce como gerente del hospital desde 1992. Cuénteme la evolución histórica del centro a lo largo de los últimos veintidós años.

Desde el punto de vista físico, el hospital no se parece en nada a lo que era al menos por dentro (por fuera sigue igual porque se trata de un edificio protegido, un bien cultural que debe preservarse). Desde el punto de vista de la tecnología, ha cambiado por completo; quirófanos, por ejemplo, cuando yo entré había tres y ahora son seis, y habitaciones antes había cien y ahora son 50: los cambios en la Medicina moderna han reducido el tiempo de estancia hospitalaria y se opta a menudo por la cirugía mayor ambulatoria, que requiere de menor tiempo de ingreso (no es rara una intervención seguida del alta en el mismo día).

Desde el punto de vista organizativo, en aquél año el centro todavía estaba anticuado, había monjas trabajando en él y una débil cultura de profesionalización y de estructura directiva. Y ahora, en cambio, es un hospital complemente estructurado y organizado. Para ello nos hemos dotado de herramientas, en los últimos diez años, como nuestro sistema de calidad basado en la EFQM (European Foundation Quality Management).

El personal que trabaja en el hospital, ¿está contratado como en cualquier empresa privada?

Sí, claro. Personal privado sujeto al convenio colectivo provincial. Se trata de un hospital privado en todos los sentidos; cosa distinta es que sea, también, un centro sin ánimo de lucro, pero no deja de ser una entidad privada.

¿Mantiene conciertos el hospital con la sanidad pública?

Sí. Tenemos conciertos con el servicio público, pero solamente representan el 45 por ciento de nuestra actividad.

El hospital posee el ‘Committed to Excellence’ de la EFQM, es decir, se le considera comprometido con la Excelencia, ¿no es así?

Sí: es el primer nivel de la EFQM. Después está el ‘Recognize to Excellence’ cuando sumas 500 puntos en la valoración y a continuación está el Price o premio europeo de la fundación. 

¿Por qué se ha escogido el modelo de gestión EFQM?

En primer lugar, porque se trata del premio del modelo de gestión de la calidad europeo, de modo que nos proporciona un elemento de comparación en este continente. Y, en segundo lugar, para mí es el modelo más completo que existe. Aparte de disponer de la EFQM, nosotros comenzamos en 2004 con los reconocimientos ISO 9001 (de gestión de la calidad) e ISO 14001 (de gestión del medio ambiente) en el contexto del programa de Áliad Sanidad Excelente Privada (SEP). Este sistema obliga a empezar a trabajar con el EFQM con independencia de disponer de las dos ISO reseñadas.

El reconocimiento SEP, ¿en qué más se refleja en la práctica?

Se trata de una marca que Áliad creó en su día y está implantado en muchos hospitales españoles. Nosotros fuimos de los primeros en obtenerlo; hemos ido renovándolo cada año (tanto el SEP como los certificados ISO). Después ahondamos en asuntos medioambientales y, de hecho, somos el único hospital de Andalucía que está en el sistema europeo de gestión medioambiental (EMAS), que ya va por el tercer nivel, y eso significa transparencia absoluta en todos los aspectos que atañen al medioambiente, tanto en lo relativo al consumo como a los residuos que generas.

Esos datos están publicados en la web de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, lo cual da idea del alto grado de compromiso adquirido. En este sentido y por lo general, otros servicios y centros se conforman con el ISO 14001. Pero nosotros queremos optar al ‘Recognize to Excellence’ y estamos trabajando para ello. Se trata de una tarea de largo recorrido que nos compromete con la sociedad y con el medio ambiente. Además, nos ha servido para ahorrar mucho porque, cuando se dispone de datos precisos de consumo y residuos, aparte del incentivo de no contaminar se cuenta con el de reducir gastos.

Esta política de gestión de la calidad y del medioambiente que ha explicado, ¿es una iniciativa del centro o se extiende a toda la Cruz Roja Española?

Es una iniciativa del centro. Como es natural, Cruz Roja Española está trabajando mucho en Responsabilidad Social Corporativa (RSC) y en asuntos de calidad. Pero no se trata de una política de la institución entrar en la EFQM. Existe algún otro centro de Cruz Roja Española que también posee el SEP, caso del Hospital de Córdoba, que es totalmente privado y está dos pasos por detrás de nosotros en este asunto, pero porque empezaron más tarde, no por otra cosa.

¿Invierte el Victoria Eugenia en formación de sus profesionales?

Muchísimo: es uno de sus pilares. La EFQM tienen, fundamentalmente, cuatro patas: en primer lugar, la estrategia relacionada con las personas de la organización y las que acuden a tratarse al hospital; los procesos que se utilizan para contratar al personal y para tratar a los enfermos, y, por último, el servicio a la sociedad. Todo ello se hace comprobando los resultados que se obtienen en cada una de esas directrices.
En el asunto del personal, como digo, para nosotros la formación resulta fundamental. En 2003, todo nuestro equipo directivo hizo un máster en Gestión de la Calidad; después, se extendió a los mandos intermedios, y, por último, se extendió la formación a todos los trabajadores del hospital. A partir de ahí, llevamos a rajatabla un completo programa formativo.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com