Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Martes, 09 de julio de 2013   |  Número 26 Año II
Acceda a nuestra hemeroteca
en portada
PILAR FERNÁNDEZ, VICEPRESIDENTA DEL CONSEJO GENERAL DE ENFERMERÍA
“Menos enfermeras es igual a más muertes”
La relación entre el número de profesionales y las complicaciones del enfermo está probada

Javier Barbado. Madrid
El menor número de enfermeras lleva consigo más complicaciones del enfermo e incluso más fallecimientos, y, al mismo tiempo, un mayor número de horas de dedicación a los cuidados enfermeros equivale a un menor cúmulo de alteraciones en la evolución adecuada del paciente, según declara la entrevistada. De ahí que denuncie con enojo los recortes de plantilla en las organizaciones sanitarias, que ella misma califa de ”destrucción indiscriminada”. Por otro lado, Fernández expresa la máxima conciencia del organismo del que es vicepresidenta por extender en España la directiva europea para prevenir lesiones con objetos corto-punzantes, y recuerda que el propio presidente de aquél, Máximo González Jurado, sufrió un lance de esta índole y, por esa razón, se halla en especial sensibilizado con este cometido.

Pilar Fernández, vicepresidenta del Consejo General de Enfermería.

La seguridad del paciente atañe a muchos profesionales sanitarios, pero, desde luego, los enfermeros figuran entre los más interesados por mejorarla. ¿Existe formación específica en el Grado o posterior para este campo específico?

En la formación de Grado se contempla la garantía de seguridad de los pacientes, así como de las familias y grupos, dentro de las competencias establecidas para los enfermeros generalistas.

En cuanto a la formación de posgrado y continuada existen diferentes cursos y títulos, algunos de ellos ofrecidos y promovidos por organismos oficiales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), que es un curso de introducción a la investigación en seguridad del paciente, que se imparte en varios idiomas. A nivel nacional, el Ministerio de Sanidad tiene también un curso de formación continuada y un máster en seguridad del paciente y calidad asistencial.

Además, existen varios títulos propios enfocados en este asunto y otros que incluyen la seguridad del paciente dentro de sus contenidos.

En cuanto a la Organización Colegial de Enfermería cabe destacar que, a través de nuestra entidad de formación, la Escuela Internacional de Ciencias de la Salud, llevamos más de 20 años trabajando en el diseño de este tipo de formación.

¿Existen iniciativas en esta área del Consejo General?

Precisamente éste ha sido uno de los temas principales en las Jornadas de Presidentes de la Organización Colegial de Enfermería que se celebraron en marzo pasado. Allí la enfermería española mostró suma preocupación porque la situación crítica actual podría estar multiplicando el número de eventos adversos en hospitales y centros sanitarios.

La evidencia científica internacional pone de manifiesto que un mayor número de enfermeras genera una menor mortalidad; un menor número de enfermeras genera un mayor número de complicaciones y muertes; y más horas de dedicación de Enfermería supone menor número de complicaciones y muertes. Hechos contrastados científicamente que chocan de lleno con la destrucción indiscriminada de plazas de Enfermería en hospitales y centros sanitarios.

En la Asamblea General de la Organización Colegial de Enfermería que celebramos en Aranjuez, los presidentes acordaron crear observatorios en los colegios provinciales de Enfermería que trabajarán en red con el Consejo General. Asimismo, se está desarrollando una plataforma web desde donde enfermeros y pacientes podrán denunciar, con garantías de confidencialidad, aquellos servicios asistenciales donde se vulneren las recomendaciones y estándares mínimos o ratios establecidas por el Sistema Nacional de Salud (SNS) en cada uno de los supuestos, para garantizar que la seguridad de los pacientes no corre ningún riesgo. Finalmente, los Colegios de Enfermería vigilarán de oficio que no traspasan dichas líneas rojas y actuarán de forma contundente, incluyendo la vía judicial.

La seguridad de los cuidados enfermeros, ¿sigue unos estándares internacionales establecidos?

A nivel nacional existe un documento del Ministerio sobre estándares de calidad de cuidados para la seguridad del paciente en los hospitales del SNS: el proyecto Séneca. Las conclusiones de este proyecto ratifican que todavía queda mucho camino que recorrer en este sentido porque, si bien se comprueba que, en general, se cumplen estos estándares, existen todavía situaciones en las que esto todavía no es así.

A nivel internacional, la Organización Mundial de la Salud (OMS), publicó un libro sobre los procesos de Enfermería y la seguridad del paciente y, por otra parte, la Asociación Americana de Enfermeras, a través de un Comité Técnico, elaboró unos estándares que publicaron en su página web para que los profesionales dieran su opinión y pudieran validarlos.

¿Cómo funciona la cadena de supervisión de un servicio de Enfermería estándar para reducir al mínimo los eventos adversos?

Depende del servicio. En algunos servicios asistenciales existen unos registros de eventos adversos donde el profesional, anónimamente, redacta el suceso acontecido para su posterior análisis, detección de las causas y mejora futura. Se trata de una magnífica fórmula para poder conocer los errores sin necesidad de criminalizar a nadie.

Asimismo, existen protocolos y programas informáticos donde quedarían registrados estos incidentes y eventos adversos para su posterior análisis y tratamiento.

Como bien sabe, existe una directiva europea para prevenir lesiones de objetos corto- punzantes en los sanitarios, en especial los enfermeros. ¿Todavía existen comunidades autónomas que no se encuentran preparadas para aplicarla?

Conozco a fondo esta directiva europea porque el actual presidente del Consejo General de Enfermería, Máximo González Jurado, fue clave en su aprobación. De hecho, lleva más de 30 años luchando para que en España se implanten dispositivos de bioseguridad con el fin de que los profesionales sanitarios puedan trabajar con total seguridad, porque ha vivido personalmente las consecuencias de este riesgo tras contagiarse de hepatitis por un pinchazo accidental trabajando como enfermero en un hospital de Málaga.

De hecho, gracias a su perseverancia, previamente a la directiva ya se aprobaron normas que obligaban al uso de material de bioseguridad en cinco comunidades autónomas como Madrid, Castilla La Mancha, Galicia, Islas Baleares y Navarra.

Respecto a la aplicación de la directiva cabe señalar que la crisis actual por la que está pasando España y la falta de implicación de las comunidades respecto de este gravísimo problema de salud supone que, a día de hoy, casi ninguna comunidad autónoma esté ni concienciada ni preparada para dicha implantación. Todo ello a pesar de que, además de una apuesta por la seguridad de los profesionales, puesto que reduce el 85 por ciento de los riesgos, supone una apuesta el ahorro ya que está científicamente demostrado que su implantación conlleva un 73 por ciento del ahorro de los costes actuales que suponen este tipo de accidentes.

El informe Eneas de 2005 analiza los eventos adversos que tienen lugar en España y concluye que buena parte de ellos son evitables. En su opinión, ¿dónde reside el problema?

La seguridad del paciente pasa por el cumplimiento de los estándares de calidad establecidos y por evitar eventos adversos, que ocurren cuando se traspasan las líneas rojas.

Traspasar una línea roja supone poner en riesgo la seguridad de los pacientes y la de los propios profesionales, sin olvidar las consecuencias ético-legales derivadas y el elevado coste que supone para el SNS. Se ha demostrado en numerosos estudios científicos que una adecuada ratio enfermera-paciente y la utilización de guías clínicas ayuda a reducir dichos eventos adversos.

El problema radica, por lo tanto, en traspasar esas líneas rojas que pueden resumirse en la falta de formación específica, el incumplimiento de ratios enfermera-paciente y la no utilización de guías clínicas basadas en la mejor evidencia disponible.

La cátedra de Áliad “Salud y Excelencia” fomenta intercambios como el celebrado en El Escorial. ¿Le parece relevante esta clase de foros para promover la seguridad del paciente como un valor cultural en el sector sanitario?
Es esencial que existan este tipo de encuentros para conocer iniciativas que promuevan la seguridad de los pacientes y la calidad asistencial para aunar esfuerzos de manera multidisciplinar.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com