Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Viernes, 07 de febrero de 2014   |  Número 37 Año II
Acceda a nuestra hemeroteca
EN PORTADA
VICTORIA VERDÚ, COORDINADORA DE GINECOLOGÍA DE LA CLÍNICA GINEFIV
“La mujer con cáncer preserva su fertilidad desde 2007”
En el hombre la congelación de semen resulta mucho más sencilla

Javier Barbado. Madrid

Victoria Verdu, coordinadora de Ginecología de la Clínica Ginefiv.

Desde 2007 la mujer con cáncer no pierde la esperanza de ser madre. La técnica de vitrificación de ovocitos permite conservar sus óvulos para que puedan ser fecundados en el futuro con garantías de éxito, según ha explicado a Publicación de Excelencia Sanitaria la coordinadora de Ginecología de la Clínica Ginefiv, Victoria Verdú. En cambio, en el caso del varón que padece la enfermedad hace más tiempo que se soluciona su deseo de ser padre por medio de la congelación de esperma para su uso posterior.

Por otro lado, “las pacientes oncológicas son, sin duda, una de las principales subsidiarias de estas técnicas, ya que el ovario es muy sensible a los tratamientos quimioterápicos; si, previamente, tras un tratamiento de estimulación ovárica, hemos preservado esos óvulos, tenemos abierta la posibilidad de embarazo”, razona esta especialista.

Otra posibilidad diferente a la de vitrificar óvulos es hacer lo propio con una porción de tejido ovárico reimplantable en la mujer una vez haya superado su tratamiento oncológico. “Esto es una posibilidad aun en investigación aunque ya ha habido niños nacidos vivos a partir de esa técnica; a posteriori, cuando la mujer estaba bien, se ha implantado en su cuerpo y se ha estimulado la ovulación para tratar de recuperar óvulos”, añade Verdú.

“Se persigue que la corteza ovárica prenda en el tejido de la mujer y son más bien técnicas experimentales. Cuando una mujer con un cáncer de mama con 32-35 años, un linfoma o, en fin, un tumor, recibe quimio o radioterapia, hablamos con el oncólogo y, si está de acuerdo en esperar 15-20 días en empezar el tratamiento y le parece razonable, pues en ese tiempo se realiza la estimulación ovárica, se vitrifican los óvulos, y, después, se comienza la terapia del cáncer”, explica.

Algunas cifras

El próximo 4 de febrero se celebra el Día Mundial contra el Cáncer, una enfermedad que afecta a más de un millón y medio de españoles y en la que se diagnostican 200.000 casos nuevos cada año. Los últimos avances y tratamientos contra esta enfermedad, que cada vez es más común entre la población, ha logrado que el índice de superación sea bastante elevado.

Entre las personas que cada año son diagnosticadas de cáncer, se estima que 55.000 son menores de 35 años, según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), franja en la que el paciente se encuentra en plena edad reproductiva.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com