Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Miércoles, 30 de mayo de 2012   |  Número 1 Año I
Acceda a nuestra hemeroteca
JUAN MANUEL DE LEÓN, GERENTE DEL HOSPITAL SAN JUAN DE DIOS DE TENERIFE
“La inversión en tecnología nos obliga a reforzar la formación continuada”
El centro ha dedicado tres millones de euros a renovar áreas claves para los pacientes

Javier Barbado. Madrid
El Hospital San Juan de Dios de Tenerife acaba de inaugurar varias instalaciones que modernizan el centro y devuelven al enfermo lo que le toca, que no es otra cosa que recibir de la Orden la mejor asistencia posible, según se deduce de la conversación mantenida por este periódico con el gerente, Juan Manuel de León. Este directivo puntualiza que, aparte de las partidas presupuestarias que se reciben del servicio canario de salud, la Orden ha llevado a cabo acuerdos con aseguradoras y mutuas, lo que ha contribuido a la adquisición de los nuevos servicios. Muchos de ellos se consideran punteros desde el punto de vista de la tecnología médica, como el aparato de resonancia magnética o la sala de hemodinámica y radiología en el área de diagnóstico, donde ya es posible obtener imágenes sin emplear líquido de contraste, una gran ventaja, por ejemplo, para el paciente con nefropatía diabética, en especial sensible a la toxicidad de ese complemento.

Juan Manuel de León, gerente del San Juan de Dios de Tenerife.

El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, acaba de inaugurar las nuevas instalaciones del hospital que dirige. En tiempo de recortes, ¿atribuye la inversión en el centro a una buena gestión de la Orden San Juan de Dios?

Yo creo que, más que una buena gestión, es un compromiso con los usuarios. No me atrevo llamar a eso “buena gestión”. Creo que la Orden siempre se ha caracterizado por detectar las necesidades de la población allí donde hacen falta. En el Hospital de Tenerife hacía falta una inversión de ese tipo que actualizara tanto lo que son instalaciones y consultas de hospitalización como de otros recursos complementarios. Pero se ha tratado más de una cuestión de responsabilidad que de gestión. La gestión es la que nos toca a los que estamos al frente: demostrar que esa gestión se rentabiliza. Y el esfuerzo que hace la Orden por actualizar las instalaciones se corresponde con la devolución, en el fondo, del préstamo que nos hacen para ello.

¿Qué tecnología destacable ha comprado el centro?

Ahora mismo hemos puesto una sala de hemodinámica y de radiología que permite hacer estudios con imágenes rotacionales y en tres dimensiones, de modo que el cardiólogo y el radiólogo pueden ver la patología representada y actuar sobre ella. Para estudios de electrofisiología permite igualmente una muy buena calidad de imagen. En efecto, la sala tiene integrado un equipo de electrofisiología. Esto nos ha permitido hacer embolizaciones o angioplastias coronarias, por ejemplo.

Por otro lado, también hemos incorporado una resonancia de 1,5 teslas –la última que ha salido al mercado, no tiene todavía un año– que permite hacer estudios vasculares sin contraste. Permite la descomposición de las imágenes para visualizar el flujo sanguíneo sin necesidad de inyectar contraste. Tiene importancia para [el diagnóstico y tratamiento] de la nefropatía diabética –muy frecuente aquí en Canarias–, en la que el uso del contraste resulta nefrotóxico, y se pueden hacer estudios del árbol vascular (porque los diabéticos tienen complicaciones macrovasculares con frecuencia) sin dañar la función renal. Una vez localizada la obstrucción en la arteria, se puede practicar una angioplastia de la zona vascular sin necesidad de dañar el riñón.

Asimismo, hemos comprado un ecógrafo de última generación que permite hacer estudios de fibrosis hepática. Hasta ahora no existían medios para cuantificarla; este [ecógrafo] permite calcular la cantidad de fibrosis que tiene el hígado aparte de servir para hacer estudios estimativos de grandes recorridos vasculares, lo cual permite saber si hay obstrucciones y el paciente es susceptible de ser intervenido de manera preventiva antes de que la placa de ateroma en la arteria se rompa y pueda dar lugar a una embolia cerebral o a un ictus. 

Son avances, pues, muy importantes que hemos incorporado al hospital, y que ya disfrutan los profesionales, y, ante todo, los usuarios porque se agiliza y facilita su diagnóstico.  

¿Qué importancia le otorgan a los profesionales del hospital?

Uno de los valores más importantes de cualquier organización –sobre todo de una organización como la nuestra– tiene sus conocimientos centrados en los profesionales, a quienes les otorgamos muchísima importancia a los recursos humanos. La organización no está basada en la tecnología sino en el conocimiento, en los profesionales, y la tecnología es un a herramienta de ayuda.

Aparte de esta dotación tecnológica, también hemos hecho una inversión en conocimiento. Hemos incorporado más prestaciones para completar la cartera de servicios hospitalarios. Hasta ahora ésta se centraba en aquello que el servicio público de salud nos concertaba (por lo tanto, era una cartera de servicios más reducida); el último año, hemos empezado a ampliar nuestra oferta asistencial a las aseguradoras y mutuas, con lo cual se hacía necesario ampliar también nuestra oferta de servicios.

¿Se preocupa la Orden por la formación de los sanitarios?

Lo comentado hace que también haya habido que aumentar, en efecto, el esfuerzo en formación continuada. Si se añaden nuevas técnicas para aplicar, habrá que instruir sobre ellas; también se presentan los casos clínicos que se consideran más complicados… Asimismo, estamos dando, por ejemplo, un curso sobre el duelo, en el que un equipo de psicólogos forma a los profesionales a ayudar a afrontar la pérdida de un ser querido. Todo ello son formaciones necesarias que exigen un importante esfuerzo, pero es algo que después se le devuelve a los usuarios en forma de conocimiento y buenas actuaciones.

¿Qué modelo evaluador de la calidad asistencial se utiliza como referencia en el centro?

Para que el equipo directivo tenga una visión global de hacia dónde debemos llegar, nos hemos acreditado con el EFQM, el modelo europeo de gestión de la calidad, que permite tener un cuadro de mando global –que tiene en cuenta a las personas, las estrategias, los resultados y los procesos– para detectar lo principales problemas y actuar en consecuencia.

El presidente de Islas Canarias, Paulino Rivero (en el centro), durante la inauguración de las instalaciones del hospital.

Desde el año pasado se ha puesto especial énfasis en identificar las áreas de mejora y en hacer una autoevaluación. Del EFQM obtuvimos la acreditación a principios de este año, y ahora estamos en proceso de certificación del ISO 9001:2008, y estamos certificando todo el proceso quirúrgico para garantizar que el paciente que es atendido en el hospital se beneficia de un proceso normalizado; también, por ejemplo, el área de atención al paciente, que garantiza la primera asistencia que recibe el ciudadano a la hora de dirigirse a una consulta bien sea para que le practiquen una prueba, bien sea para una adecuada hospitalización. Y, por último, acabamos de poner en certificación la primera auditoría a un centro psicopedagógico del que disponemos para personas adultas con discapacidad y también para pacientes con trastornos de conducta. En concreto, hemos puesto en certificación todo el proceso de atención al usuario: desde la admisión hasta el alta, con todas las intervenciones psicopedagógicas.

Nosotros apostamos por la combinación de ambos: el modelo de evaluación de la calidad de la EFQM y el sistema de normalización de la ISO 9001, que permite una normalización de los procesos asistenciales y una garantía de calidad para el usuario.
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com