Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 22 de octubre de 2012   |  Número 8 Año I
Acceda a nuestra hemeroteca
CONTROLA EL TRATAMIENTO Y LA ADAPTACIÓN DEL ENFERMO
La informática facilita la gestión clínica en la diálisis
Las pruebas diagnósticas han disminuido el 15 por ciento y se ha reducido el tiempo de espera

Redacción. Madrid
Los programas informáticos constituyen excelentes herramientas para la gestión clínica de los Servicios de Nefrología y suponen una herramienta estratégica para potenciar la eficacia de la actividad asistencial según se ha puesto de manifiesto en el foro “Cómo la informática puede ayudar a la Nefrología” celebrado en el marco del Congreso de la Sociedad Española de Nefrología, con la colaboración de Fresenius Medical Care.

Más de un centenar de expertos han realizado un repaso a los avances registrados durante los últimos años y a las ventajas que las nuevas técnicas representan para especialistas, pacientes y centros sanitarios.

Rafael Pérez García.

Hoy, las tecnologías de la información (TIC) suponen una herramienta estratégica para potenciar la eficacia de la actividad asistencial. Por medio de las TIC se posibilita el desarrollo de nuevos modelos organizativos con procedimientos más eficientes que permiten no tanto hacer más, sino hacerlo mejor, algo especialmente importante al referirse a las unidades de diálisis y centros especializados en tratamiento renal sustitutivo.

Uno de los grandes problemas de los hospitales es la multiplicidad de aplicaciones específicas para cada servicio que no se comunican entre sí. No obstante, la implantación de una nueva aplicación informática para la gestión integral del tratamiento de los pacientes en diálisis ha permitido desde hace dos años, abordar una patología crónica como es la insuficiencia renal desde otra perspectiva.

En 2010, el Hospital Infanta Leonor de Madrid fue pionero mundial en implantar la aplicación TSS que “se centra en el paciente, su patología y su problemática. La gestión centralizada e informatizada que se realiza en el Servicio de Nefrología permite seguir al paciente en los distintos procesos y fases de su enfermedad –prediálisis, desarrollo de insuficiencia renal, tratamiento sustitutivo mediante hemodiálisis o diálisis peritoneal, trasplante, etcétera– ”, ha precisado Rafael Pérez García, jefe de Servicio de Nefrología de este centro madrileño.

El programa otorga un papel destacado a los profesionales de enfermería, responsables de almacenar y relacionar toda la información de manera individualizada por cada paciente, aspecto que permite la mejora en la continuidad de los cuidados nefrológicos y por lo tanto, la salud y calidad de vida del afectado. “Todas las mediciones que realizan las máquinas de diálisis quedan registradas en tiempo real para su posterior consulta y análisis, lo que permite individualizar el tratamiento, facilitar la detección de incidencias y su rápida resolución”, aclara el doctor Pérez.

Comunicación intra e interhospitalaria

Los sistemas de información para la gestión de la insuficiencia renal ofrecen también la posibilidad de valerse de una infraestructura para el conocimiento por la que se facilita la captura y explotación de información que incide en la atención al paciente, reduciendo la carga administrativa del esfuerzo asistencial. “La informatización es consecuencia de la necesidad de regular y gestionar todos los procesos clínico-asistenciales de una manera segura y eficiente”, señala Francisco García Lombardía, director de Innovación, Procesos y Proyectos Estratégicos de la Dirección General de Sistemas de Información Sanitaria en el Servicio Madrileño de Salud.

Los expertos reunidos en el Foro destacan como principales ventajas de la informatización asistencial la seguridad, la posibilidad de consultar los datos clínicos de un paciente de forma remota y durante las 24 horas del día, la integración con los resultados de las pruebas diagnósticas en el historial clínico del paciente y la posibilidad de explotar y analizar los datos registrados. Además, “en aquellos hospitales que han incorporado aplicaciones informáticas específicas se puede llegar a reducir en un 15 por ciento la realización de pruebas diagnósticas o en un 28 por ciento los plazos de tramitación de pruebas” afirma el experto de la Comunidad de Madrid.

Los resultados obtenidos dos años después de la implantación de una solución informática como TSS en el Servicio de Nefrología del Hospital Infanta Leonor demuestran su utilidad y la posicionan como “una solución homologada y puntera capaz de integrarse con soluciones de Historia Clínica Electrónica (HCE)” y por lo tanto, susceptible de desplegar su introducción en otros hospitales madrileños.

En esta línea coincide Alessandro Rossi, vicepresidente del área de Sistemas de Información Clínica de Fresenius Medical Care ya que, en su opinión “las ventajas que aporta un sistema informático integrado es la gestión optimizada y transparente de los tratamientos de diálisis que permite a los profesionales de las unidades de nefrología estar más tiempo al lado del paciente y no dedicados a procesos administrativos o a la programación de dispositivos”.

Investigación e inteligencia artificial

La presencia de herramientas informáticas sofisticadas adaptadas a las necesidades de cada una de las especialidades y servicios exige una labor de gestión específica que no puede depender del software general del hospital.

Los sistemas informáticos de gestión que se utilizan actualmente en los Servicios de Nefrología abordan toda la historia de la enfermedad renal crónica, incluido su manejo terapéutico, por lo que se han convertido en herramientas útiles para el intercambio de información de todo el personal del Servicio, ligadas y sincronizadas con las bases de datos del hospital, pero a la vez que permiten el desarrollo de la investigación en Nefrología.

De hecho, tal y como ha explicado Federico Oppenheimer, jefe de Sección de Trasplante del Hospital Clínico de Barcelona “estos programas no son aplicaciones que permiten rellenar una ficha de paciente, sino que constituyen una herramienta de investigación de primera línea porque permiten extraer datos de los pacientes, de alta calidad por su valor estadístico y prácticamente en tiempo real. Además, otra de las grandes ventajas de las aplicaciones como Nefrolink es su utilidad para crear herramientas personalizadas de consulta que nutren diariamente los registros utilizados por la ONT o el registro catalán de la Ocatt”, ha concluido Oppenheimer.

El objetivo inmediato, en opinión de Alessandro Rossi se centra en la informatización de todos los procesos de las unidades de nefrología, a través de nuevas tecnologías como las tabletas, para obtener los mejores resultados en el paciente.

Pero esta informatización e integración de datos unida al uso de aplicaciones informáticas específicas encuentra en la inteligencia artificial su principal campo de desarrollo. “La cantidad de datos que se está recogiendo en la atención médica exige el uso de técnicas como la inteligencia artificial, que pueden determinar cuáles son los mejores procedimientos para cada paciente y aplicarlos a la práctica diaria. Con la inteligencia artificial el conocimiento para la práctica médica no depende de variables estadísticas sino del manejo y la explotación de datos reales de los pacientes", afirma Flavio Mari, vicepresidente de nuevos modelo de negocio de Fresenius Medical Care.

La posibilidad contar con modelos que optimizan la prescripción de tratamientos se traduce, en opinión de este experto, en una mejora de la calidad de vida del paciente, evitando los efectos secundarios y comorbilidades y, en definitiva, en una optimización del coste total de la atención del paciente. Así, Flavio Mari destaca como ejemplo de la eficacia y eficiencia de la inteligencia artificial en Nefrología “la optimización de la prescripción de terapia con eritropoyetina (EPO) o suplementos de hierro midiendo de manera continuada el resultado y el coste de los medicamentos o bien, la posibilidad de clasificar a los pacientes según nivel de riesgo e indicar la mejor actuación para minimizar el riesgo”.
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com