Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Viernes, 05 de octubre de 2012   |  Número 7 Año I
Acceda a nuestra hemeroteca
EL REPORTAJE DE EXCELENCIA SANITARIA
Infanta Luisa: la referencia privada en cáncer de Andalucía
El centro dispone de equipamiento tecnológico de primera línea en Oncología

Redacción. Sevilla
Si hablamos de la sanidad privada en Andalucía, y, más en concreto, de la atención del paciente con cáncer, no podemos obviar al Hospital Infanta Luisa de Sevilla, centro particular referente en el abordaje de la enfermedad. A lo largo de estas líneas, repasaremos sus prestaciones y descubriremos el empeño de sus directivos y profesionales por mejorar la asistencia y certificar la calidad de sus servicios. Al mismo tiempo, comprobaremos el afán de sus responsables por formar parte de estudios de comparación entre centros o recoger las opiniones y peticiones de sus pacientes, quienes, por cierto, aprecian el confort y la atención recibidos en la sanidad privada y tienden a valorarla e mayor medida si han hecho uso de ella en anteriores ocasiones.

El centro dispone de tecnología puntera.

El Infanta Luisa forma parte del programa Sanidad Excelente Privada (SEP), promovido por la compañía Áliad desde octubre de 2004. Como sabe el lector habitual de Publicación de Excelencia Sanitaria, esto significa, como poco, que el centro dispone desde entonces de la certificación en calidad ISO 9001 e incorpora conceptos y prácticas del Modelo EFQM. También se encuentra integrado en el Programa Mercurio desde 2008. Tanto el SEP como la acreditación ISO las debe renovar cada año por medio de auditorías externas que llevan a cabo empresas acreditadas, a su vez, para ello (caso de DNV y Fidelitas, respectivamente). En el caso del Programa Mercurio –que también promueve Áliad–, el certificado se renueva cada tres años (la última certificación del hospital sobre el cumplimiento de este programa se hizo el 19 de junio de 2011 por parte de la auditora Aluris).

Entre los protocolos que sigue el centro, destaca su Plan de Calidad, que recoge sus directrices en este campo de trabajo y explica el sistema aplicado para todos su servicios así como las disposiciones generales que se llevan a cabo en el hospital para asegurar la calidad de todas sus actividades a partir de las pautas de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, el Certificado Internacional conforme a las normas ISO, el EFQM e incluso los principales estándares sanitarios de acreditación.

El centro es uno de los más modernos de la sanidad privada andaluza, según reza en su web, y, de hecho, presta especial atención a proyectos de excelencia en la gestión. Por ejemplo, en 2010, la Asociación de Empresas Sanitarias de Prestación Asistencial de Andalucía (Aespaa) y los hospitales privados andaluces lideraron un proyecto de benchmarking europeo en el sector sanitario privado, novedoso no solo en España sino también en Europa, y por medio del cual se consiguió que varios hospitales andaluces (miembros de la Asociación) compartiesen su información de forma transparente con el objetivo de buscar las mejores prácticas y aprender unos de otros. Ésta fue una iniciativa que complementa los proyectos de calidad y excelencia que se llevan a cabo desde hace ya muchos años en esta comunidad autónoma.

El proyecto contó con la participación de cinco centros de Andalucía y de un centro privado de Baleares, y su objetivo principal consistió en  realizar un análisis comparativo entre los centros participantes. Se estudiaron como variables un conjunto de ratios de asistencia y de gestión, y se buscó, en fin, el mutuo aprendizaje como catalizador de la implantación de protocolos de buenas prácticas. Una vez identificados, los resultados se compararon con datos de informes de benchmarking de la Fundación EFQM.

Este estudio fue, en realidad, un proyecto-piloto en el campo de la sanidad privada, por  lo que sus conclusiones sirven para extender y ampliar la experiencia a partir del análisis de los indicadores en otros hospitales tanto nacionales como internacionales. Los responsables de los centros participantes resaltaron la utilidad del proyecto, por lo que su continuidad parece probable, y, de hecho, se ha barajado la opción de crear un grupo de trabajo previo acuerdo de la periodicidad del análisis y de los datos que se desean comparar.

Asistencia en Andalucía

El Infanta Luisa también ha formado parte del I Estudio sobre Prestación Asistencial al Paciente en la autonomía, cuyo principal objetivo ha sido conocer la opinión de los usuarios y directivos de la sanidad privada andaluza. Durante la investigación, se llevó a cabo una serie de encuestas de opinión en las que participaron más de 900 pacientes y más de 20 directivos de 17 centros privados de la comunidad autónoma; y, en los casos en los que fue posible, se utilizaron como referencia los resultados del Barómetro Sanitario 2010, que edita el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad junto con el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Vista exterior de las instalaciones del hospital.

Las principales conclusiones fueron que, a pesar de que la sanidad privada está bien valorada tanto por los usuarios que la frecuentan como por los directivos, resulta necesario cambiar la percepción de los pacientes en cuanto a la asistencia a un centro sanitario privado en caso de enfermedad grave, aunque se detectó una clara discrepancia a favor de la sanidad privada cuando los pacientes son usuarios y la conocen. Los principales motivos de elección del sistema sanitario privado frente al público fueron: confort de las instalaciones, rapidez en la atención, trato e información recibidos y capacitación del personal de Enfermería. En cambio, la inclinación por los centros del sistema sanitario público se asoció a la tecnología disponible así como a la capacitación de sus profesionales médicos.

Preguntado por la convivencia histórica en la comunidad andaluza de las prestaciones sanitarias públicas y privadas (por medio de conciertos al igual que, por ejemplo, ha sucedido de forma paradigmática en Cataluña), el director general del Infanta Luisa, Hugo Galera Davidson, confirma a este periódico que, en efecto, “es cierto que la sanidad pública andaluza, en las últimas décadas, ha adoptado una actitud más flexible aceptando la realidad de que existe una red asistencial privada que en nada interfiere con el objetivo social de una sanidad pública, igualitaria y universal”. “Y, de hecho –continúa–, interpreta que la cobertura asistencial tiene que ser pública, a través de los presupuestos generales del Estado, pero la prestación asistencial, si bien es mayoritariamente pública, también puede llevarse a cabo de forma concertada con centros privados, y, de esta manera, se ha entrado en una visión más amplia del concepto sanitario y de la gestión de sus recursos”. Con relación al futuro, Galera Davidson explica que “la colaboración que se deriva de esta forma de cooperar puede ser más amplia en un futuro próximo”.

Cáncer: diagnóstico y tratamiento

En cuanto al área de trabajo del hospital más reconocida, la asistencia integral del cáncer, está cubierta por diferentes especialistas como radioterapeutas, cirujanos oncológicos, patólogos oncológicos y oncólogos clínicos. En la actualidad, la dirección oncológica del centro corre a cargo del propio Galera Davidson, los oncólogos clínicos Pedro Valero, María Valero y Pedro Pérez Catchot, y los radioterapeutas Luis Errazquín, María Isabel Ramos y Julia Montañés. El Comité Oncológico, en fin, lo conforman oncólogos, radiólogos, patólogos, radioterapeutas, psicoterapeutas y cirujanos. Las decisiones se adoptan de forma colegiada, en cada paciente, integrando distintos criterios para lograr la solución más favorable y personalizada. Se conjugan los distintos procedimientos diagnósticos y se proponen las fórmulas terapéuticas idóneas, mediante combinación de cirugía, quimio y radioterapia. Tanto para el diagnóstico como para el tratamiento los distintos especialistas disponen de toda la tecnología que precisa un hospital oncológico de primera línea.

De acuerdo con fuentes del hospital, el enfermo oncológico dispone de un centro completo en el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad, por lo que para someterse a cualquier prueba o seguimiento terapéutico no necesita desplazarse a otros centros o consultas. Todas las unidades del Infanta Luisa se encuentran situadas en el mismo conjunto asistencial de Triana. Además, el paciente disfruta de la ventaja de que toda la tecnología o equipamiento del hospital es de máximo nivel y de última generación tecnológica.


PRESTACIONES DEL HOSPITAL INFANTA LUISA DE SEVILLA

Radioterapia

Dispone de dos aceleradores lineales de electrones, uno de ellos (V-MAT) de última generación, único en España y tercero en Europa, que consigue la máxima precisión en la radiación tumoral con nula afectación de los tejidos sanos, mediante arcos que giran en torno al paciente. Son aplicables todas las técnicas de primera línea en radioterapia (tridimensional conformada, intensidad modulada, dinámica conformada y radiocirugía). Eficacia máxima en los tratamientos, pues se aplica la radioterapia guiada por la imagen (IGRT) o radioterapia adaptativa, consiguiendo aumentar la dosis de radiación en el tumor sin lesionar órganos vecinos.

Las pruebas de diagnóstico por imagen constituyen un recurso muy valioso en el abordaje del cáncer.

PET-TAC

Unidad asistencial y administrativamente integrada con la medicina nuclear. Instrumento equipado con los mayores avances de la evolución tecnológica. Capaz de proporcionar imágenes dinámicas de los más pequeños cambios traducidos por marcadores moleculares. Diagnósticos brillantes a través del sistema PET debidamente auxiliado por el TAC. Permite visualizar pequeñas lesiones oncológicas con mayor seguridad y sensibilidad que cualquier otro diagnóstico de imagen (diagnóstico de extensión tumoral no superado). Realización de estudios cerebrales rápidos y de alta resolución (demencias). Evalúa y analiza el sistema cardiovascular de forma cuantitativa y dinámica. En resumen, la mayor garantía diagnóstica para un hospital oncológico y para otras especialidades médicas. Amplia mirada hacia el futuro, siendo oportuno el desarrollo de avanzados programas de investigación.

TAC-RNM

Unidad asistencial y administrativamente integrada con la radiología convencional. Destaca una equipación singular: TAC helicoidal multicorte y RNM de 3 teslas. Es posible realizar angiotac incluyendo arterias coronarias, además de colonoscopia virtual. Así mismo la cartera de servicios se extiende a angio y cardio RN, estudios de mama de alta resolución y espectroscopía de tumores cerebrales y prostáticos. La virtuosidad tecnológica alcanzada permite que todas las exploraciones se realicen al máximo nivel de detalle y con la mayor rapidez posible. De forma adicional se cuenta con una instalación de RN abierta que facilita la exploración en casos de claustrofobia.

Unidad de Hemodinámica Vascular, Cardiológica y Neuroquirúrgica. Neurorradiología Intervencionista

Dedicada al diagnóstico y tratamiento de pacientes con patologías  que necesitan estudios cardíacos vasculares  y  neuroquirúrgicos. Dispone  de un sistema angiorradiológico versátil con todos los avances tecnológicos del momento. Los especialistas están en alerta las 24 horas del día  para el tratamiento inmediato del infarto agudo de miocardio, angina de pecho, arritmias cardíacas complejas y alteraciones vasculares ya sean cerebrales o medulares.

Oftalmología

Cuenta con la más avanzada tecnología tanto para el diagnóstico como para el tratamiento de las enfermedades oculares. Especialistas en el tratamiento médico y quirúrgico de los problemas derivados de las cataratas, glaucoma, enfermedades de vítreo-retina, degeneración macular, uveítis, estrabismo, problemas oculares en los niños, enfermedades de los párpados y de la órbita, neuro-oftalmología y enfermedades de la córnea. En el campo de la cirugía refractiva (cirugía corneal con láser y lentes intraoculares) se cuenta con una tecnología de última generación que permite ofrecer a los pacientes una solución definitiva a los problemas de miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia.

La complejidad de las exploraciones oftalmológicas avanza con los progresos de la tecnología general. Así pues, el equipamiento instrumental para el diagnóstico en la especialidad solo es de primera línea y cubre todas las vertientes en una unidad hospitalaria a plena disposición de los pacientes.

De forma paralela al diagnóstico, la aplicación instrumental en el tratamiento oftalmológico ha evolucionado de forma notoria. Desde las nuevas técnicas quirúrgicas para tratamiento de cataratas, glaucoma y diabetes ocular, entre otras afecciones, hasta el más moderno equipo de cirugía refractiva, son responsabilidades que solo el objetivo de la excelencia es capaz de ofrecer a sus pacientes. El centro acaba de incorporar las últimas tecnologías en el diagnóstico y terapéutica oftalmológicas de los segmentos oculares.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com