Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 30 de septiembre de 2013   |  Número 29 Año II
Acceda a nuestra hemeroteca
calidad asistencial
INCORPORÓ LA TÉCNICA HACE UN AÑO
Fundación Jiménez Díaz avanza en el uso de linfografías por resonancia magnética
Esta nueva tecnología ha demostrado mayor fiabilidad y precisión en el diagnóstico y tratamiento de los linfedemas que las técnicas tradicionales

Redacción. Madrid
El Servicio de Radiología de idcsalud Fundación Jiménez Díaz ha realizado veinte linfografías por resonancia magnética para explorar el sistema linfático desde que implantó esta técnica pionera hace un año. Esta tecnología “ha demostrado ser más eficaz, eficiente y precisa para el diagnóstico y tratamiento de los linfedemas que las técnicas tradicionales”, ha explicado el centro en un comunicado. En la actualidad, en España son pocos los centros que cuentan con equipos conjuntos de resonancia magnética 3 Tesla y programas de reconstrucción tridimensional de última generación para el estudio no invasivo del sistema linfático y el linfedema. Según ha explicado Ángeles Franco, jefe del Servicio de Diagnóstico por Imagen de IDCsalud Fundación Jiménez Díaz, “la ventaja de esta técnica es que evita el daño directo sobre el sistema linfático, además de aportar una fiabilidad y precisión diagnóstica no alcanzada hasta ahora”.

Juan Antonio Álvaro de la Parra, gerente de la Fundación Jiménez Díaz.

Esta tecnología evita, por tanto, errores de diagnóstico, mejorando el manejo de la enfermedad y eludiendo consultas o pruebas complementaras innecesarias. Además, no requiere preparación previa y no somete al paciente a radiación.

Por ello, la linfografía por resonancia magnética ha superado ya a otras técnicas como la linfografía directa por rayos X y la linfogammagrafía. Para realizar esta prueba se administra al paciente, a nivel intradérmico, un contraste paramagnético y, a continuación, se realiza una resonancia magnética. “Esta técnica nos permite establecer el diagnóstico del linfedema primario y secundario de origen posquirúrgico, tanto en miembros superiores como inferiores y plantear siempre un tratamiento óptimo y personalizado para cada paciente”, ha subrayado Alberto Alonso-Burgos, responsable desde el área de Radiología Vascular Intervencionista de este tipo de exploraciones y médico adjunto del Servicio de Diagnóstico por Imagen, a la vez que destaca que, “excepto en pacientes severamente claustrofóbicos o con implantes metálicos o marcapasos, la exploración puede realizarse en cualquier persona”.

A pesar de que es una patología de gran prevalencia y morbilidad para los pacientes, “continúa siendo un gran interrogante, lo que ha derivado en un infra-diagnóstico de la enfermedad y un mal manejo”, ha lamentado Franco. En la medida en la que esta técnica permite hacer un diagnóstico preciso, así como realizar un tratamiento definitivo de una manera planificada y segura, se ahorra en tiempos quirúrgicos y de ingresos y se evitan complicaciones, tal y como ha señalado Alonso-Burgos. “El paciente, al estar correctamente orientado, recibe un solución definitiva”.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com