Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Viernes, 15 de marzo de 2013   |  Número 18 Año I
Acceda a nuestra hemeroteca
la entrevista de excelencia sanitaria
ANA MARÍA RODRÍGUEZ DE VIGURI, PRESIDENTA DE ÁLIAD
“Europa se propone prolongar la juventud”
Áliad dirige el Proyecto SEACW en el marco de la Unión Europea

Redacción / Javier Barbado. Madrid
2012 ha sido el Año Europeo del Envejecimiento Activo y saludable. En este contexto, la compañía Áliad ha propuesto a la Comisión Europea su Proyecto SEACW (del inglés Social EcosystemforAntiaging, Capacitation and Well-Being / Ecosistema social para el Envejecimiento, la Capacitación y el Bienestar), y ha resultado seleccionada por el organismo comunitario para dirigirlo. El consorcio al que se ha asignado el desarrollo del plan lo conforman pequeñas y medianas empresas (pymes), universidades y entidades sin ánimo de lucro coordinadas por Áliad, ocho instituciones en total: la Universidad Carlos III (España, www.uc3m.es), GIP EFTLV (Francia, www.gipeftlv.fr), Gruppo Sigla (Italia, www.grupposigla.it), E-SENIORS (Francia, www.e-seniors.asso.fr), ExorGroupLtd (Malta, www.exorgroup.com), la Universidad de Vic (España, www.uvic.es), el Instituto de Neurobiología-Academia de Ciencias de Bulgaria (Bulgaria, www.bio.bas.bg/neurobiology) y la Université de TechnologieTroyes (Francia, www.utt.fr). A lo largo de la entrevista, la presidenta de Áliad, Ana María Rodríguez de Viguri, analiza los entresijos que han permitido a la compañía encabezar un trabajo comunitario que no duda en calificar de “innovador y muy ambicioso”, y que, dentro de la empresa, lidera su jefe de Proyecto, Javier Bullón. Consulte aquí el listado de entidades aliadas en el proyecto.

Ana María Rodríguez de Viguri, presidenta de Áliad.

¿En qué consiste el SEACW?

Es un proyecto europeo, y, por lo tanto, de un consorcio. Nosotros tuvimos la idea original junto con la Universidad Carlos III. Se trata de configurar un “ecosistema virtual” en internet que contendrá innovación, información, formación, juegos, “apps”, herramientas, cursos, informes sobre eventos, foros…En definitiva, todo cuanto ser útil a los interesados en el envejecimiento activo y saludable, sin duda una de las prioridades de la Unión Europea (UE) no solo en el contexto del VII Programa Marco que acaba de concluir, sino también en el de la Estrategia Europea Horizonte 2020, esto es, las inversiones que va a llevar a cabo la UE en innovación y en proyectos para cumplir con una serie de objetivos prioritarios, entre los que se encuentran el envejecimiento activo y saludable y la “agenda digital”, es decir, que los países europeos y sus ciudadanos intensifiquen el uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones.

¿Se trata de un proyecto de investigación?

No. Es un proyecto de innovación de la UE, es decir, no es tanto investigación pura como aplicación práctica, pues debe tener una sostenibilidad comercial en el futuro. La UE abre unas convocatorias a las que se presentan las empresas y otras organizaciones, es decir, actúa como un inversor  que convoca una serie de líneas de interés. Después, si los solicitantes proponen proyectos interesantes encuadrables en esas líneas, se les concede el concurso.

En este caso, se ofrecía la posibilidad de desarrollar un proyecto piloto (entre tres y cuatro millones de euros) por un consorcio en el que, como mínimo, debían participar tres países (en nuestro caso han sido cinco naciones europeas y ocho socios). La idea, como he dicho, parte del líder o director del proyecto (en este caso Áliad). Entramos en contacto con un responsable de un departamento especializado, “el grupo Evannai”, de la Universidad Carlos III y, juntos, presentamos a la UE el proyecto (en el que ya habíamos trabajado desde hacía tiempo) y buscamos los partners con experiencia en tecnologías de la información y en envejecimiento activo y saludable.

¿Cuál es el público objetivo del “ecosistema virtual” que van a desarrollar?

El ecosistema se dirige a tres grupos clave: agentes de inclusión social, personas mayores y la sociedad en general. Con relación a los primeros, se trata de los profesionales y no profesionales pertenecientes a empresas, ONG y asociaciones, profesionales sanitarios y coordinadores de iniciativas, y harán uso del ecosistema para recibir información y  formación on-line sobre alfabetización digital,  envejecimiento activo y saludable y uso de las herramientas TIC, con la consiguiente mejora de su empleabilidad y establecimiento de contactos dentro del sector. Se creará una titulación acreditada como especialista europeo en el envejecimiento activo y saludable por medio de las TIC.

Javier Bullón, jefe de Proyecto de Áliad, lleva a cabo esta iniciativa de la compañía.

En cuanto a los mayores, utilizarán el ecosistema como punto de encuentro para el aprendizaje y la comunicación por medio de internet, promoviendo su inclusión social. Los productos y servicios desarrollados para este colectivo estarán adaptados a sus necesidades específicas (así, por ejemplo, los interfaces del ecosistema estarán adaptados a sus características cognitivas y visuales).

Por último, la sociedad en general utilizará el ecosistema para la búsqueda de información relacionada con las TIC y el envejecimiento activo y saludable, así como para la promoción de la solidaridad inter-generacional mediante el social networking con mayores. Además, se propiciará la creación de negocio en torno al envejecimiento activo y saludable por medio de las tecnologías de la información y las comunicaciones, con bases de datos de oferta de servicios, directorios de empresas, ONG y entidades comprometidas con el envejecimiento activo y saludable, etc.

¿Qué se entiende por envejecimiento activo y saludable?

La expresión no se refiere solamente a las personas mayores. Por el contrario, se trata de que cualquier persona se adelante al paso del tiempo y se beneficie del conocimiento sobre cómo afrontarlo de forma saludable. En realidad, el objetivo del proyecto reside en prolongar la juventud, esto es, no se trata sólo de vivir más sino además de hacerlo en mejores condiciones y con más capacidad de colaborar con la sociedad.

Una vez que el proyecto gana el concurso, ¿qué les exige a sus responsables la Comisión Europea?

La Comisión Europea, como le digo, actúa aquí como un inversor. Una vez el consorcio gana el concurso, la UE nos llama para negociar y nos precisa qué elementos quiere pulir o cambiar. Se negocia y se firma un gran acuerdo. La UE aporta entonces el 60 por ciento de la financiación que tiene previsto aportar; el resto lo ponemos los socios. A partir de ahí se elaboran unos puntos de control, se supervisa la realización proyecto y se entrega al cabo de dos años.

¿Cuándo ha comenzado el proyecto y de qué tiempo disponen para ejecutarlo?

Lo hemos empezado el 4 de febrero y tenemos hasta el 4 de febrero de 2015. Tenemos, pues, dos años para elaborarlo conforme al calendario prefijado.

¿Por dónde van a empezar?

Lo primero consiste en confeccionar un “estado del arte”. Después hay que ir creando el ecosistema, esto es, el diseño tecnológico de la plataforma. Áliad, por su parte, proporciona loscontenidos, como cursos acreditados en tecnologías de la información y la comunicación (TIC) para el antienvejecimiento  activo, información, recursos de motivación, etc. En cuanto a la Universidad Carlos III de Madrid, se tratadel líder tecnológico, que realizará el ecosistema, controlará el desarrollo de las aplicaciones y la formación en alfabetización digital.

Hablaba antes de un proyecto piloto…

Naturalmente, el SEACW dispondrá de una fase-piloto en la que se someterá a prueba con 15.000 usuarios seleccionados de 15 regiones pertenecientes a seis Estados miembro de la UE. Esta muestra de usuarios utilizará el ecosistema virtual y, de ese modo, se hará una primera valoración de sus herramientas y contenidos. Después se llevará a cabo la explotación comercial.

¿De qué presupuesto dispone el proyecto?

Para ser precisos, SEACW está financiado por el Programa Europeo CIP-ICT-PSP 2012 de la Comisión Europea y responde a los objetivos de la Temática 3: “TIC´s para la salud, envejecimiento activo e inclusión”. Dispone de una inversión de 3.546.000 euros y una contribución de la Unión Europea de 1.773.000 euros. Por otro lado, cada partner contribuye con una inversión del 50 por ciento de su parte del proyecto. Aquí resulta de vital importancia subrayar que se trata de un proyecto sostenible ya que, como he dicho antes, es esencial prever el futuro desarrollo comercial del trabajo, cuyo objetivo reside, en este caso, en fomentar los servicios dirigidos al mantenimiento del envejecimiento activo y saludable de la población.

¿Cuál fue el origen de la idea que ha fructificado en el SEACW?

Áliad lleva los convenios de formación de varias asociaciones, entre ellas de la Asociación de Actividades Médicas y Odontológicas (AMOSP). De esta agrupación forma parte, a su vez, la Sociedad de Medicina Cosmética y del Antienvejecimiento. Por otra parte, la compañía también había tenido como cliente al Instituto de Antienvejecimiento de Andalucía. Hicimos un curso de formación en antienvejecimiento en el marco del convenio de Áliad con la AMOSP, y, en ese momento, nos dimos cuenta de que tanto la población europea como la española envejecen a un ritmo muy acelerado y eso obliga a tomar medidas. En nuestra posición, percibimos que podíamos contribuir a llevarlas a cabo.

¿En qué aspectos incidirá y cuál será su contribución a la mejora del envejecimiento activo?

SEACW busca promover un cambio en la conciencia y el comportamiento de la población europea sobre el envejecimiento activo y saludable, gracias a la promoción y desarrollo de habilidades digitales. El envejecimiento de la sociedad europea tiene muchas consecuencias, algunas de las cuales son negativas y deben preverse con tiempo, evitarse cuando sea posible y paliarse desde ahora mismo. La esperanza de vida ha crecido mucho y, por lo tanto, debemos alargar también la juventud, y ése es el objetivo del llamado “envejecimiento activo y saludable”. No podemos perder el capital intelectual y humano de las personas mayores y para ello el desarrollo actual de la tecnología de la información es un aliado potentísimo.

Socios del proyecto, el pasado lunes en la sede de Áliad (segundo por la dcha., Óscar Sanjuan, del Departamento de Informática de la Univeridad Carlos III).

Nuestro proyecto potenciará las habilidades en tecnología de la información, es decir, en comunicación, integración y adquisición de conocimiento por medio del uso de Internet y las redes sociales, de dos grupos clave, los que son o van a ser mayores y sus agentes de inclusión o multiplicadores. A todos ofrecerá información, formación, herramientas y cualificación específica, foros, eventos, oferta de servicios… En fin, toda una oferta dirigida de forma específica a conseguir una cultura y una práctica del envejecimiento activo. Como es natural, estará creado y adaptado a su público objetivo (por ejemplo, a las capacidades físicas de los mayores).

¿No está informada lo suficiente la sociedad sobre cómo envejecer con salud?

A pesar de que 2012 fue el Año Europeo del Envejecimiento Activo y Saludable (del mismo modo que 2013 es el Año Europeo del Ciudadano), lo cierto es que no acabamos de ser conscientes de que existe una serie de preceptos que uno debería cumplir si quiere llegar a la vejez en buenas condiciones. Por si fuera poco, a menudo las personas activas excluimos a las mayores. En la actualidad, el número de personas mayores de 60 años se ha duplicado con respecto a 1980 y, en los próximos cinco años, el número de personas con más de 65 será mayor que el de niños con menos de cinco. En 2050 se prevé que haya 400 millones de personas de 80 años y más mayores que niños menores de 14 años. En Europa, el envejecimiento es un hecho y una de las preocupaciones más grandes de nuestra sociedad. Europa tiene previsto invertir en promover que los mayores se mantengan activos y que las enfermedades crónicas fruto de un envejecimiento no saludable puedan disminuir.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com