Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Miércoles, 30 de mayo de 2012   |  Número 1 Año I
Acceda a nuestra hemeroteca
LA MEDIA NACIONAL SE SITÚA EN EL 6,3 POR CIENTO
El Virgen Macarena reduce la infección nosocomial a menos del seis por ciento
Las urgencias y las UCI son las áreas con incidencia más elevada de esta complicación

EP. Sevilla
El Hospital Virgen Macarena de Sevilla ha conseguido reducir la prevalencia de casos de infección nosocomial, esto es, aquella que el paciente contrae en el propio centro, a tan sólo el 5,7 por ciento de cada 100 pacientes que ingresan en este hospital.

En el marco de una jornada con motivo del “Día Mundial de la Higienes de Manos” dentro del ámbito hospitalario, Julio López, miembro del Servicio de Medicina Preventiva del Hospital Macarena, ha destacado que la prevalencia de infección nosocomial en este centro en 2011 (del 5,7 por ciento) se colocó por debajo de la media nacional, que fue del 6,3 por ciento de cada centenar de enfermos que ingresan en los hospitales.

Joaquín Torres, gerente del Virgen Macarena de Sevilla.

Pese a que este descenso es “moderado” respecto a la media nacional, este especialista ha resaltado que, a nivel mundial, “se habla que la infección contraída en un centro hospitalario se mueve en una horquilla de entre el 5 y el 10 por ciento de prevalencia”.

“Siempre se ha dicho que hay un nivel de infección casi inevitable, que estaría cercano al 4 o 5 por ciento”, ha ahondado este especialista, quien ha explicado, por otra parte, que existen diversos factores que “predisponen” a padecer una infección hospitalaria.

“Entre ellas se encuentra el estado inmunitario con el que ingresa el paciente y la enfermedad de base que trae, además de el número de instrumentaciones que tenemos que realizarle y entre las que podemos enumerar la misma intervención quirúrgica, la colocación de un sondaje o la misma ventilación (mecánica)”, agregó.

Según Julio López, estos factores “influyen” a la hora de que el paciente “tenga más probabilidades de contraer una infección”. Además, ha precisado que áreas como las de Cuidados Críticos y Urgencias “son de las más críticas para contraer una infección, en tanto que los pacientes ya entran con un deterioro importante de su sistema inmune”.

También ha aludido a otros factores, “como la propia cirugía, es decir, los pacientes que están sondados, aunque no estén en áreas críticas”, así como a otros factores externos propios del enfermo “como una condiciones adecuadas de higiene (asepsia)”.

Del mismo modo, se ha referido a los controles periódicos que se hacen “tanto de las canalizaciones de aire como del agua para detectar la posible presencia de hongos o la bacteria de la legionella”.

Infecciones más comunes

“Aunque no suelen ser fuentes importantes de infección, sí es cierto que su importancia reside en que si se producen por esta vía la propagación es mucho mayor y más rápida”, ha admitido este especialista, quien, con todo, ha insistido en que “en el 90 por ciento de los casos” las infecciones nosocomiales se deben “a infecciones urinarias, por herida quirúrgica, por neumonía y de tipo bacteriana”.

“Habitualmente, ese tipo de infecciones se asocian a intervenciones determinadas, como los catéteres, la cirugía o con la ventilación”, ha reiterado.

Además, ha destacado que el Virgen Macarena implantó ya por 1995 un importante programa de control de infecciones nosocomiales “con el que hemos logrado reducir la incidencia de los principales patógenos resistentes hospitalarios, entre los que se encuentran el Staphylococcus aureus resistente a meticilina (MRSA), que ha descendido en más de un 80 por ciento desde 1997, bajando de una incidencia de 0,6 casos por 1.000 días de estancia a 0,05”.

Con respecto a otro patógeno, el Acinetobacter baumannii, ha indicado que su incidencia ha pasado de 0,8 casos por cada 1.000 días de estancia a ser prácticamente erradicado en este hospital, entre otros agentes. Estos resultados han sido objeto de publicaciones científicas en revistas de alto impacto y comunicaciones a congresos internacionales.

Desde 2009, el Virgen Macarena es “Centro Colaborador” por la Sociedad Europea de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, pasando a formar parte del “Programa de formación en centros de referencia en el área del control de las infecciones nosocomiales a especialistas internacionales”. En este sentido el hospital ha formado ya a más de diez de estos especialistas.

En ese mismo año, el Macarena también fue el primer hospital terciario de Andalucía en conseguir el distintivo “Manos Seguras”, convirtiéndose en “Centro Mentor” de higiene de manos con posterioridad.
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com