Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Miércoles, 26 de septiembre de 2012   |  Número 6 Año I
Acceda a nuestra hemeroteca
LA ALTERACIÓN DEL GRADIENTE TÉRMICO ALERTA DEL RIESGO
El Hospital Santa Lucía de Murcia publica un trabajo que predice el riesgo de sepsis
Los resultados del estudio se recogen en la prestigiosa Journal of Perinatal Medicine

EP. Murcia
La primera fase de un estudio desarrollado por la Unidad de Neonatología del Hospital General Santa Lucía de Murcia ha concluido, según su autor principal, José Luís Leante-Castellanos, “que la alteración del gradiente térmico en el gran prematuro nos alerta de manera precoz de la probable aparición de sepsis nosocomial”.

Urgencias de Hospital Santa Lucía de Cartagena.

De esta manera, explicó, “en la muestra de nuestro estudio, un 90,9 por ciento de los prematuros que desarrollaron una sepsis nosocomial manifestaron esta alteración y, en un 80 por ciento de ellos, antes de que se mostrara incluso en los marcadores analíticos, lo que favoreció adelantar el inicio del tratamiento”, según han informado fuentes del Área II de Salud en un comunicado.

Los resultados de este trabajo, que forman parte de una línea de investigación iniciada por esta unidad hospitalaria, han sido publicados en la prestigiosa revista internacional Journal of Perinatal Medicine, y, además, fueron presentados en la última reunión de la Sociedad Española de Neonatología.

En este estudio se ha tomado como muestra a unos 31 pacientes de la Unidad de Neonatología del Santa Lucía de menos de 1.500 gramos de peso o menos de 32 semanas de gestación a los que “básicamente monitorizamos en tiempo real por medio de sondas térmicas especiales y a los que registramos la temperatura axilar y la de la planta del pie en gráficas específicas”.

Leante-Castellanos explicó que “la enfermera responsable, por medio de una serie de medidas protocolizadas, vela por que estas temperaturas estén próximas ya que un aumento invariable de la diferencia entre ambas temperaturas, lo que llamamos gradiante térmico, nos puede alertar del debut de una sepsis nosocomial y, por tanto, nos permite iniciar las medidas terapeúticas oportunas”.

Incidencia de la sepsis

Y es que, según Leante, “las alteraciones de los marcadores analíticos accesibles a la mayoría de las unidades de cuidados intensivos neonatales suelen presentar un decalaje respecto al inicio del proceso séptico lo que puede demorar el inicio precoz del tratamiento antibiótico y ensombrecer el pronóstico o desfavorecer el uso racional de antibióticos en estos pacientes”.

Dada la condición de inmunodepresión y la necesidad de procedimientos invasivos la sepsis nosocomial tiene una alta incidencia en la población de prematuros más pequeños (recién nacidos menores de 32 semanas de gestación o peso al nacimiento menor de 1500 gramos). El diagnóstico de esta complicación es complejo, ya que los signos clínicos son inespecíficos y en fases iniciales pueden ser sutiles y pasar desapercibidos.

En la actualidad, desde la Unidad de Neonatología del Servicio de Pediatría del Hospital General Universitario Santa Lucía, “seguimos trabajando en esta línea, contrastando la alteración del gradiente con nuevos marcadores analíticos y valorando el impacto de su monitorización sobre el uso racional de antibióticos y la morbilidad y mortalidad en estos casos”, explicó Leante.

La Unidad de Neonatología en Cartagena pudo dar un gran salto cualitativo y cuantitativo en la mejor atención y asistencia de los recién nacidos con patología grave o inmaduros de bajo peso en el Área 2 de Salud, tras su traslado al nuevo hospital desde el Naval y gracias al trabajo del equipo de profesionales que la integran.

Por último, la actual dotación de la sección permite contar con ocho puestos críticos, 12 de cuidados intermedios y otros ocho para cuidados básicos y, además, la reestructuración de la Unidad de Cuidados Intensivos permitirá en breve incrementar su nivel asistencial del III-A al III-B para atender recién nacidos con edad gestacional inferior a 28 semanas o peso de nacimiento inferior a 1.000 gramos.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com