Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Viernes, 20 de julio de 2012   |  Número 4 Año I
Acceda a nuestra hemeroteca
SU FUNDACIÓN GESTIONA UN ESTABLECIMIENTO DE TEJIDOS HUMANOS
Clínica San Francisco: la pionera de la privada en León
Entre las unidades asistenciales más reconocidas figura la de cirugía y control de la obesidad

Javier Barbado. Madrid
La Clínica San Francisco, ubicada en León, es uno de los centros sanitarios españoles que ha adoptado el Programa Sanidad Excelente Privada de la compañía Áliad, que, según reza su lema corporativo, aporta tanto conocimiento como servicio a las clínicas y hospitales particulares que instauran este modelo de calidad. No en vano, el Programa SEP incluye los requisitos de las normas internacionales promovidas por las instituciones más prestigiosas del mundo en este campo, caso de la Joint Commission International y la European Foundation Quality Management (EFQM), como recuerda el director médico de la clínica objeto de este reportaje, Jesús Saz.

Pero antes de abundar en la relación de la Clínica San Francisco de León con Áliad, que forma parte de su actual estrategia de control y fomento de la excelencia asistencial, conviene recordar los orígenes de este establecimiento sanitario de carácter privado. En efecto, a finales de los años 60 –la clínica nace en 1969–, pocos profesionales de la salud, y, más en concreto, los médicos, se atrevieron a optar por la asistencia privada en el contexto de un servicio de salud público entonces financiado por la Seguridad Social y al que tenían derecho todos los trabajadores que cotizasen su dinero a esta caja común del Estado. La Sanidad privada, de hecho, fue objeto de cierto desprestigio por parte de las nuevas generaciones de galenos, que la veían como un privilegio para quienes pudieran costearla sin percatarse de su valor complementario de la prestación pública. La realidad, contrastada con un informe de análisis y evaluación de gran calado y difusión a principios de los años 90, ha demostrado el equívoco dirigido contra las clínicas privadas, y, en este momento, nadie cuestiona su integración en el Sistema Nacional de Salud (SNS). Incluso puede decirse que la Sanidad de índole privada se postula como una de las claves para salvar la crisis financiera de este último.

Entrada principal de la Clínica San Francisco en la provincia de León. El centro ofrece 40 especialidades médicas y diversas unidades de atención multidisciplinar específica.

En esta línea de reflexión, Saz contextualiza la génesis de la clínica que dirige en su vertiente médica al apuntar que “sus fundadores fueron un grupo de especialistas médicos que apostaron por abrir un centro sanitario privado que diera respuesta a la demanda existente por aquella época y que venía a complementar lo ofrecido por la Sanidad pública”. Por entonces, aún no existía la Federación Nacional de Clínicas Privadas (FNCP), patronal del sector fundada en 1977 y a la que pertenece la Clínica San Francisco de León, pero, poco a poco, se implantaba esta tipo de asistencia en España pese a quienes no la comprendían. En la actualidad, Saz recuerda que la clínica también forma parte del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), fundado en junio de 2010, y resume la filosofía del centro a partir de las entidades a las que pertenece: “Siempre hemos pensado que la unión hace la fuerza, motivo por el cual formamos parte de ambas, las cuales, sin duda, han hecho mucho para poner en valor el papel de la Sanidad Privada en nuestro país”. “Estas dos entidades –continúa– tienen que conseguir ver a quien corresponda que la Sanidad privada y pública tiene que ir de la mano, complementándose la una a la otra y compartiendo el mismo objetivo, que no es otro que proporcionar a los españoles la mejor atención médica posible”.

Esta aseveración no es baladí, porque, aun hoy, persisten algunas resistencias a la promoción de la Sanidad privada en España, cuando la realidad de la crisis económica debería haber zanjado este debate carente de contenido. En este sentido, el propio Saz apunta que “lo más importante está por llegar, y más si tenemos en cuenta los tiempos que corren y en los que tanto se habla de la sostenibilidad de nuestro sistema sanitario”.

Técnica con láser verde aplicada en la clínica.

En cuanto a la historia reciente de la clínica, un grupo de empresarios leoneses relacionados con la construcción la adquiere en 2005, y, desde entonces, “apuesta por seguir manteniéndola como referente de la Sanidad privada en esta provincia”. “Hoy, siete años después, la apuesta de los actuales propietarios sigue vigente, lo que permite a la clínica dar una respuesta satisfactoria a los pacientes que acuden a ella para solucionar sus problemas de salud”, apostilla Saz.

Con respecto a Áliad, poco debe extrañar que la clínica leonesa entablase relación con ella casi desde sus comienzos como consultora especializada, ya que el centro encaja a la perfección con el perfil de su público objetivo: “Nuestra relación con Áliad comenzó en 2003, y fue en 2005 cuando decidimos incorporarnos al Programa Sanidad Excelente Privada, y en él seguimos en la actualidad”. Desde su punto de vista, este plan proporciona a los centros sanitarios una serie de guías y herramientas “que nos permiten mejorar nuestra actividad empresarial, la cualificación y la motivación de nuestros empleados, y, asimismo, la satisfacción de nuestros pacientes”. Además, el Programa SEP –precisa– no solo recoge los estándares internacionales de las agencias y fundaciones enunciadas en el comienzo del reportaje, sino que tampoco obvia “los criterios legales y de acreditación vigentes en nuestra comunidad autónoma”, razón de que “nos encontremos frente a un Programa que cumple con creces las expectativas desde el punto de vista empresarial”.

Aparte de los parámetros de calidad, la Clínica San Francisco tiene en cuenta, como estrategia fundamental de mejora continua, la opinión de sus pacientes recogida por medio de sondeos sistemáticos, incluido el que puede rellenar el usuario por medio de la web del centro en internet. Para Saz, “cometeríamos un grave error  si no tuviéramos en cuenta la opinión de nuestros pacientes, ya que son ellos quienes nos permiten mejorar día a día nuestra labor, y es que son los que mejor nos pueden decir dónde debemos mejorar”. “Para ello –puntualiza–, realizamos nosotros mismos un gran número de encuestas tanto a los pacientes ingresados como a los que acuden a nuestro centro de consultas externas”. “Asimismo –confirma– existe en nuestra página web un apartado donde los usuarios también pueden dejarnos sus opiniones y sugerencias, que, como es lógico, tenemos muy en cuenta a la hora de llevar a cabo nuestras evaluaciones internas”. De los resultados más llamativos reflejados en esta clase de sondeos, el director médico destaca “la gran valoración por parte de los usuarios del trato humano dado por todo nuestro personal a los pacientes y a sus familiares, sin olvidarnos, obviamente, de la alta satisfacción en cuanto a la solución de sus problemas de salud”.

Entre sus prestaciones, la clínica dispone de un banco de tejidos que se utiliza para diversos fines médicos.

En la actualidad, la Clínica San Francisco ofrece a sus clientes 40 especialidades médicas, y, como añadido, varias unidades de atención específica, caso de la Unidad del Sueño o la de Accidentes de Tráfico. Preguntado por ambas, sus directivos remarcan el perfil multidisciplinar que las caracteriza. Respecto de la primera mencionada, consta de dos neurofisiólogas y una auxiliar clínica: “La actividad de esta Unidad se centra en el diagnóstico y el tratamiento de los muchos y variados trastornos asociados con el sueño por medio del estudio clínico de cada caso y apoyándose en la prueba diagnóstica conocida como polisomnografía”, aclara Saz. En cuanto a la segunda, está compuesta por una considerable diversidad de profesionales de servicios como urgencias, traumatología y cirugía ortopédica, rehabilitación, radiodiagnóstico y otros.

Pero la que, según muchos de los conocedores del centro, atrae a pacientes de todo el país y ha obtenido un eco más allá de la provincia de León es la dedicada a la obesidad, dirigida por José Luis de la Cruz, “uno de los profesionales más experimentados de toda España en cirugía de la obesidad y que ha realizado más de mil intervenciones de este tipo”. Entre las diferentes técnicas que practica este reconocido especialista, “la más eficaz y recomendada por la inmensa mayoría de los cirujanos de todo el mundo” no es otra que el by-pass gástrico por técnica laparoscópica.

Establecimiento de tejidos humanos

Entre las líneas de trabajo, investigación y docencia que gestiona la dirección del centro cabe mencionar, por su condición puntera en el mundo científico, el Establecimiento de Tejidos Humanos, que surte de estructuras tisulares a hospitales públicos y privados de todo el país y está integrado en la Fundación Clínica San Francisco. Esta entidad tiene en muy en cuenta la formación continuada de los profesionales de la Medicina. Así, por ejemplo, a principios del mes de julio, nueve estudiantes y licenciados de titulaciones relacionadas con las ciencias de la salud participaron durante una semana en la séptima edición del curso de cultivos celulares celebrado en este Establecimiento.

Estudiantes y licenciados de titulaciones relacionadas con ciencias de la salud en el curso.

Gracias a esta actividad, los participantes adquieren conocimientos sobre las técnicas de cultivo y su aplicación clínica, para lo que reciben formación sobre  las características de los cultivos así como sobre las células obtenidas y sus posibles aplicaciones terapéuticas. Del programa total del curso, el 20 por ciento corresponde a la parte teórica, mientras que el 80 por ciento restante consiste en prácticas.

El profesorado está compuesto por los especialistas del Establecimiento de Tejidos Humanos de la Fundación Clínica San Francisco. Como en ediciones anteriores, este curso lo organizó, aparte de la propia fundación de la clínica, el Instituto de Estudios de Ciencias de la Salud de Castilla y León y la Fundación Universidades de Castilla y León. Por otro lado, la Universidad de León concede a los universitarios participantes un total de cuatro créditos de libre elección curricular.

La experiencia del Establecimiento de Tejidos Humanos de León en el campo de cultivos celulares es muy amplia y de contrastada solvencia. Prueba de ello es que lidera diversos proyectos de investigación, que tienen como  principal objetivo desarrollar una técnica de cultivos celulares que permita obtener una regeneración tisular completa en pacientes con defectos importantes en cualquier zona de su organismo como el esqueleto, la piel, el globo ocular o el corazón.

Por último, como toda fundación que se precie, la de la Clínica San Francisco no se queda atrás en solidaridad con los más desfavorecidos, y, en este contexto, forma parte de un proyecto liderado por GAVI Alliance, entidad que, desde 2000, ha logrado vacunar a más de 288 millones de niños en todo el mundo. Se trata de la Alianza Empresarial para la Vacunación Infantil, iniciativa que también promueve La Caixa y  cuyo objetivo reside en promover y canalizar las aportaciones de las empresas españolas que colaboran con GAVI Alliance en su lucha contra la mortalidad infantil.
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com