Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Martes, 28 de mayo de 2013   |  Número 23 Año I
Acceda a nuestra hemeroteca
en portada
MADRID, GALICIA, CATALUÑA, PAÍS VASCO Y ANDALUCÍA
Cinco autonomías sobresalen en la notificación de eventos adversos
Sinasp y Sensar son los dos principales sistemas compartidos entre distintas comunidades

Javier Barbado. Madrid
Cinco comunidades autónomas (Madrid, Galicia, Cataluña, País Vasco y Andalucía) destacan sobre el resto en notificación de eventos adversos, un compromiso del Gobierno de España en el contexto de las recomendaciones internacionales y que, según ha manifestado a Redacción Médica el presidente del Sistema Español de Notificación en Seguridad en Anestesia y Reanimación (Sensar), Daniel Arnal, no ha sido cultivado por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de Mariano Rajoy en el mismo grado en que lo fue por el anterior equipo del departamento.

 Daniel Arnal, presidente del Sensar.

Sin embargo, el Sensar aparte, el gabinete que ahora encabeza Ana Mato despliega, desde 2008, el denominado Sistema de Notificación y Aprendizaje para la Seguridad del Paciente (Sinasp) a los diversos servicios regionales de salud, y, tal como publicó este periódico, para este año tiene previsto ampliar el listado de comunidades autónomas que lo han acogido a dos más como mínimo, en concreto Extremadura y Aragón (tal vez también a Ceuta y Melilla y, a medio plazo, a la Comunidad de Madrid). Si a esto se añade que, en 2012, se incorporaron al sistema Canarias y Cantabria, lo cierto es que el ritmo de crecimiento del proyecto se ha mantenido desde el acceso al poder de Rajoy en noviembre de 2011.

De lo que no cabe duda es de que ambos métodos de recogida de datos –los únicos con proyección nacional– revelan que esas cinco autonomías sobresalen por su número de eventos adversos notificados e incluso por el desarrollo de sus propios sistemas de registro (Andalucía y País Vasco son las únicas que disponían del suyo antes de integrar el Sinasp, y Cataluña ha desarrollado otro con la compañía Áliad en el último año).

En el caso del Sensar, los datos inéditos revelados a Redacción Médica por Arnal apuntan a los siguientes hospitales como los que más han eventos adversos han comunicado en sus servicios de Anestesiología, Reanimación y tratamiento del dolor: Hospital Fundación Alcorcón, Gregorio Marañón y Ramón y Cajal de Madrid; Povisa de Vigo; Basurto de Bilbao; Clínic de Barcelona y Virgen de las Nieves de Granada.

Desde 2009, el Sensar lleva notificados cerca de 3.000 incidentes por parte de profesionales que actúan de forma voluntaria y confidencial, y, con fecha de junio de 2012, forman parte del programa 73 hospitales de toda España. A diferencia del plan del Ministerio de Sanidad, “está gestionado por una asociación sin ánimo de lucro independiente de las administraciones, aunque ha colaborado con ellas; la integran anestesiólogos expertos en seguridad del paciente y está vinculada a la Sociedad Española de Anestesia y Reanimación –Sedar– pero es autónoma”, matiza Arnal.

No obstante, la posibilidad de cruzar los datos de ambos sistemas se contempló desde el principio, pero la integración informática fue descartada porque requería un esfuerzo presupuestario que el grupo de anestesiólogos del Sensar no podía asumir ni tampoco podía hacerlo el departamento que lidera Ana Mato “o bien no lo consideró prioritario” en sus planes estratégicos, según el entrevistado. En todo caso, Arnal no atribuye a la crisis económica y el déficit de la administración pública el descuido que, en su opinión, ha experimentado este campo por parte del Ministerio de Sanidad: “Nosotros, que hacemos el registro de forma altruista y sin que se nos descargue parte de la actividad asistencial, funcionamos con un presupuesto que oscila entre los 7.000 y los 9.000 euros anuales, y con eso estamos consiguiendo muy buenos resultados; los británicos, por ejemplo, invirtieron en sistemas de esta índole una cifra desorbitada de libras”.

Informe semestral a partir de junio

Para explotar el esfuerzo que supone el Sensar, su presidente ha confirmado que, a partir de junio, se tratará de publicar un informe semestral que refleje los resultados obtenidos, de modo que el próximo mes de junio se difundirían las notificaciones de eventos adversos en el área de la Anestesiología correspondientes al segundo semestre de 2012: “Queremos retroalimentar la información y hacer un informe que evalúe la situación; en septiembre, se publicará el primer semestre de 2013”, añade.

Hasta ahora, los únicos datos públicos del Sensar se hallan en un trabajo de campo editado (con la colaboración del Ministerio de Sanidad) en 2010 y que refleja datos de 2009 de 45 hospitales: en total, 565 eventos adversos notificados.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com