Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 29 de abril de 2013   |  Número 21 Año I
Acceda a nuestra hemeroteca
calidad asistencial
nueva edición de la norma UNE 179003:2013
Aenor incluye la tecnología sanitaria en el proceso para identificar riesgos para la seguridad del paciente
La Seeic ha participado en la redacción de la norma

Redacción. Madrid
La Asociación Española de Normalización y Certificación (Aenor) ha publicado la nueva edición de la norma UNE 179003:2013 sobre “Servicios Sanitarios. Gestión de Riesgos para la Seguridad del Paciente”, incluyendo las tecnologías sanitarias como factor a tener en cuenta en el proceso de identificación de los riesgos para la seguridad del paciente, con el fin de que las organizaciones implanten acciones para su detección y prevención.

Jesús Lucinio Manzanares, presidente de la Seeic.

“En España se han realizado inversiones importantes en tecnología médica en muchos centros y esta tecnología cada vez es más eficiente, pero también más compleja, lo que ha provocado que los errores en su uso hayan aumentado de manera exponencial. Por este motivo, era realmente necesario que se contemplaran las tecnologías sanitarias en este proceso de gestión e identificación de los riesgos para la seguridad del paciente”, explica Jesús Lucinio Manzanares, presidente de la Sociedad Española de Electromedicina e Ingeniería Clínica (Seeic), que ha participado en la redacción de esta nueva edición de la norma.

El objetivo estratégico de esta norma es establecer los requisitos que debe cumplir un sistema de gestión de los riesgos derivados de la prestación de los servicios sanitarios y servir de guía a las organizaciones para que consigan los siguientes beneficios: identificar y valorar los riesgos; reducir o eliminar los peligros a los que puede estar sometido el paciente en su tránsito por el sistema sanitario; reducir los incidentes y los eventos adversos relacionados con la atención sanitaria; gestionar los riesgos de forma proactiva; generar una mayor confianza en el sistema por parte de los pacientes y los profesionales; obtener mejores resultados clínicos; y obtener mejores resultados económicos al reducirse los gastos ocasionados por los daños producidos y mejorar la utilización de los recursos.

Tal y como consta en la norma, en el proceso de identificación del riesgo deben tenerse en cuenta las tecnologías sanitarias, así como las instalaciones, los equipos y los materiales. “En la medicina actual no se puede analizar ningún proceso clínico sin contar con las tecnologías sanitarias, que facilitan al profesional los medios para el diagnóstico y tratamiento. Por ello, su intervención es indispensable en la reducción del riesgo para el paciente y en establecer el riesgo residual del proceso y, en este análisis, pueden colaborar los Servicios de Electromedicina e Ingeniería Clínica de los centros sanitarios” asegura el presidente de la Seeic.

Además, también constan como focos de identificación de riesgos otros procesos en los que la tecnología sanitaria está involucrada: las actividades y los procesos, sean o no habituales; el comportamiento humano, capacidad y otros factores humanos; los riesgos que puedan producirse en otras unidades, servicios o procesos que puedan impactar en los pacientes; o los cambios o propuestas de cambios en los procesos que puedan comprometer la seguridad del paciente.

Asimismo, en el anexo C de la norma se ha incluido la legislación de tecnologías y productos sanitarios, así como los Reales Decretos y las normas específicas de gestión de riesgos EN ISO 14971, la IEC/TR 80001-1 e IEC/TR 80002-1 y el capítulo de gestión de impacto de equipos electromédicos de la UNE 209001 de gestión y mantenimiento de productos sanitarios activos no implantables.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com