Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 27 de enero de 2014   |  Número 36 Año II
Acceda a nuestra hemeroteca
calidad asistencial
EL NUEVO HOSPITAL YA ATIENDE A PACIENTES
600.000 pacientes aprovecharán la tecnología ambulatoria del HUCA
Dispone de tres nuevos equipos de aceleradores de alta generación

Redacción. Oviedo
La actividad ambulatoria del nuevo Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) será una de las piezas centrales del nuevo complejo sanitario. El área que da cabida a las consultas externas ocupa una superficie total de 50.000 metros cuadrados (el 26 por ciento del hospital) y es un espacio independiente que se ha diseñado para ofrecer una atención más rápida, eficaz, cómoda y segura para los alrededor de 600.000 pacientes que se calcula pasarán anualmente por estas dependencias.

La clave de esta zona ambulatoria es la alta resolución, ya que se concentran en ella avanzados medios diagnósticos y terapéuticos con un uso intensivo de la alta tecnología y de los sistemas de información y comunicación, con el objetivo fundamental de reducir la incertidumbre ante la enfermedad.

Miguel Javier Rodríguez,
gerente del HUCA.

Este mismo martes han sido atendidos en el hospital una veintena de pacientes con linfomas, tumores de mama, digestivos y del sistema nervioso central, que han acudido para revisiones o comprobaciones. El objetivo es que los tratamientos comiencen a partir del próximo lunes, día 27, con lo que en un plazo de 3 o 4 semanas los dos aceleradores en turno de mañana funcionarán a pleno rendimiento y paulatinamente se irá aumentando la actividad. El tercer acelerador estará calibrado y listo para su uso en marzo. A partir de esta fecha, los pacientes asturianos comenzarán a beneficiarse del salto tecnológico y de calidad que supone el nuevo HUCA y de su nuevo modelo de organización y de gestión, que concede gran importancia a la atención ambulatoria.

El servicio de Oncología Radioterápica, en el que trabajan 70 profesionales, atiende anualmente a cerca de 2.200 pacientes, a los que se sumarán aquellos con patologías que hasta la fecha se trataban fuera de la comunidad y que próximamente se beneficiarán de la puesta en marcha de la radiocirugía en el nuevo centro sanitario. El jefe de servicio, Luis Olay, ha explicado que se trata de una técnica pionera en nuestra comunidad, empleada para la erradicación de pequeños tumores intra o extra-craneales, que puede reducir la duración del tratamiento de una media de 4 a 6 semanas a un máximo de una.

En el caso concreto de los aceleradores, se trata de tres equipos de alta generación en los que se han invertido 13,6 millones de euros. Incorporan el uso de imágenes y técnicas de tratamiento más innovadoras, menos invasivas y, por lo tanto, más eficaces y seguras para los pacientes. El servicio de radioterapia del nuevo HUCA contará con un cuarto acelerador que será trasladado desde el actual hospital.

Con posterioridad, en febrero, comenzarán a funcionar el primer equipo de radiología convencional, los dos nuevos mamógrafos y las tres nuevas resonancias. Este nuevo equipamiento también supone un importante avance que dota al centro hospitalario de una mayor capacidad de resolución y permite obtener un mejor rendimiento e incorporar nuevas pruebas, lo que situará al servicio de diagnóstico por imagen del centro hospitalario en la vanguardia  tecnológica. Son, además, avances encaminados a incrementar la comodidad del enfermo, reducir el tiempo de exposición a radiaciones y su intensidad, por lo que suponen una sensible mejora.

La mamografía también dará un salto cualitativo en el nuevo HUCA a partir de febrero. El hospital cuenta con dos nuevos equipos digitales, uno de los cuales incluirá la técnica conocida como tomosíntesis, que consiste en la realización de mamografías tridimensionales. El tercer equipo de mamografía adquirido y que se incorporará posteriormente es un sistema de biopsia avanzado.

A finales de febrero o en las primeras semanas de marzo está previsto que se ponga en funcionamiento el PET-TAC. Se trata de un equipo que hasta el momento no está disponible en la sanidad pública asturiana y que se emplea no sólo para el diagnóstico de patologías, especialmente tumores, sino también para planificar la radioterapia con mayor precisión. La inversión total en renovación de los equipos de diagnóstico por imagen supera los 13 millones de euros.

El programa prevé el traslado del departamento técnico del Instituto Nacional de Silicosis (INS) también a finales de febrero o en las primeras semanas de marzo. En una fase posterior se irán incorporando el resto de los servicios en función de la complejidad y de las necesidades asistenciales, de manera que en el primer semestre del año el hospital haya culminado su proceso de traslado y pueda trabajar a pleno rendimiento.
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com